Biólogos y especialistas en evolución de especies de la Universidad de Konstansk, Alemania, visitaron la laguna de Apoyo en Masaya, donde se sumergieron en las profundas aguas del hermoso espejo de agua, para conocer más a fondo las diversas especies con las que cuenta la laguna.

El recorrido forma parte de la investigación que realiza la universidad de Alemania en los lagos y lagunas del país, activividad en la que también participa el compañero Kamilo Lara, Director del Foro Nacional de Reciclaje (FONARE), que destaca la importancia del estudio.

"Como nicaragüenses tenemos una alta satisfacción de saber que la presencia de los científicos de la Universidad de Alemania es muy valiosa para las investigaciones que están haciendo investigadores de instituciones como el Marena, INPESCA,  universidades y la Asociación de Buzos de Nicaragua. Creemos que esta nueva investigación, la cual es de primera mano, va actualizando la verdadera situación de las especies como la mojarra endémica", expresó.

"Ellos han encontrado diferencias entre las especies que viven en la laguna de Asososca de Managua, León, Xiloá y Lago Xolotlán, lo que tiene que ver con la calidad de las aguas y el nivel de contaminación. Los expertos andan en busca de las líneas evolutivas y cómo se han venido adaptando a las adversidades del cambio climatico", dijo.

Los expertos, durante la investigación, colectan tejido de los peces para crear una secuencia de su ADN, asímismo extraen muestras de los ojos, las que son analizadas ante una posible evolución, de igual manera analizan el contenido estomacal del pez y sus intestinos, para saber la composición de la flora intestinal.

El profesor Axel Meyer, experto en Zoología en la universidad de Konstanz, refiere que el tipo de mojarras encontradas en la laguna de Apoyo es propio del sitio y existen muchas teorías acerca de su aparición en la laguna, la que cuenta con una edad aproximada de 22 mil años.

"La laguna cuenta con tanta diversidad de mojarras y esto la hace muy especial pues es una de las más viejas. El dogma en biología evolutiva es que para que se generen nuevas especies se necesita una barrera que separe las poblaciones y evite el flujo génico, el intercambio genético entre estas poblaciones, lo cual disminuye la reproducción cruzada de las poblaciones. La importancia de esta laguna es que las seis especies existentes se originaron en la laguna sin barreras flujo génicas, como ríos o montañas", expresó.