“Es una alegría para mí y para todo los que ahora tenemos nuevas casas”, comenta esta señora de 68 años, quien en los últimos 18 años ha vivido en las faldas del cerro, que ha sido declarado por el Concejo Municipal de Managua como zona de peligro.

La familia de doña María tiene un nuevo comienzo con un Buen Vivir, gracias a la oportunidad que le ha brindado el Gobierno Sandinista, que preside el comandante Daniel Ortega Saavedra y la compañera Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía.

“Gracia a Dios que vamos para otro lugar más seguro y también al comandante Daniel y a su esposa Rosario”, dijo doña María, quien dedica parte de su vida a la venta de frutas, caramelos, agua helada y gaseosas en el Instituto Técnico Manuel Olivares, que se ubica en Linda Vista.

Este cambio no solamente lo está viviendo doña María y sus hijos, sino también otras 29 familias que vivían en condiciones de vulnerabilidad “en el sector del hoyo” del Juan Emilio Menocal y que desde este lunes, ya están habitando en Villa 31 Aniversario, que se ubica en la zona norte del barrio La Primavera.

Desde tempranas horas de este lunes, estas 30 familias estaban siendo apoyadas por 61 miembros de la Unidad Humanitaria de Rescate (UHR) del Ejército de Nicaragua, que en diez camiones hicieron el traslado de sus enseres hacia sus nuevos hogares.

Felices porque salimos del abismo

Doña Juana López, tenía 14 años de habitar en el Juan Emilio Menocal y dijo “jamás pensé que podría tener una casa nueva”.

“Nos vamos felices que el gobierno nos ayudó a salir de este abismo…cada noche de lluvia era un tormento para nosotros. No dormíamos porque pensábamos que íbamos para abajo”, comentó doña Juana, mientras cargaba sus trastes de cocinas y sus hijas llevaban la ropa en unos sacos.

La zona conocida como El Hoyo en el Juan Emilio Menocal representa un serio peligro para estas familias, las cuales accedieron al traslado, por el temor de que las laderas de esta colina les cayeran encima en cualquier momento del invierno.

“Aquí era un riesgo constante, ellos lloraban en medio de la lluvia y aquí solo Dios los amparaba, ahora nuestro gobierno, es el que les está dando ese beneficio digno para ellos, porque vivían en una situación deprimente y ahora si van contentos a su casa nueva”, citó Sonia Flores, al mostrar su alegría al saber que doña María y doña Juana, tendrán un nuevo comienzo, al igual que el resto de sus ahora ex vecinos.

La compañera Lucy Vargas, delegada del Distrito II de la Alcaldía de Managua, manifestó que aún existen 212 familias que viven en condiciones de vulnerabilidad y que requieren ser trasladadas en sitios seguros. De estas familias, 112 viven en el sector de El Hoyo de Batahola Norte y 100 en la zona del barrio Los Martínez.

En el distrito II con la emergencia causada por los dos últimos inviernos, más de 500 familias que habitaban en las zonas costeras del lago Xolotlán, tuvieron que ser ubicadas en albergues provisionales.

De las más de 500 familias que resultaron afectadas por las lluvias en el Distrito II, 316 ya son protagonistas del programa Casas para el Pueblo, el cual ha venido a dar alegrías y devolver dignidad a miles de familias nicaragüenses en los 153 municipios del país...

Vargas aseguró que aún se encuentran 173 familias en el albergue de Casa Cross y otras 57 en el Gadala María, las cuales en las próximas semanas serán trasladadas a sus nuevos hogares.

La funcionaria municipal manifestó que ya se está trabajando para restituir el derecho de estas familias, a ser protagonista del Buen Vivir que promueve el Gobierno Sandinista que dirige el comandante Daniel Ortega Saavedra.