Los restos mortales del comisionado mayor de la Policía Nacional, Tomás Velásquez Corrales, están siendo velados este martes en la funeraria El Alba.

Velásquez Corrales tenía apenas 48 años de edad y jefe del departamento de vigilancia y patrullaje de Managua. Falleció por diabetes.

En la funeraria, familiares y miembros de la institución le están dando acompañamiento a sus restos.

Este miércoles las autoridades de la Policía Nacional le rendirán un homenaje póstumo Velásquez Corrales, donde será ascendido a comisionado general, dijo el comisionado mayor Sergio Gutiérrez, segundo jefe de la Policía de Managua.

Enrique Velásquez, hijo del jefe policial dijo que el legado que dejó su padre “tiene que persistir en la Policía Nacional para más seguridad y servicio a las familias”.

También Niyeri Velásquez dijo que su progenitor fue muy responsable, y que amaba su trabajo, dando todo por éste.

Ambos agradecieron los gestos de solidaridad expresados por la Compañera Vicepresidenta Rosario Murillo quien puso muy en alto la labor que desarrolló en vida el comisionado mayor Velásquez.

“Es bonito ese reconocimiento que le hacen a mi padre quien se lo merece y así como dice mi hermana, él entregó todo”, afirmó Enrique.

La comisionada general Glenda Zavala, directora del Instituto de Criminalística y Ciencias Forenses, lamentó la pérdida de un alto cuadro como Velásquez.

Dijo que el éste entregó todo por “nuestro pueblo, por la seguridad de los nicaragüenses, porque prácticamente el compañero era policía las 24 horas del día”.

“Creo que el ejemplo de Tomás Velásquez tiene que servirnos de guía, de seguir el camino de él como ejemplo para seguir comprometidos, para seguir dando seguridad y tranquilidad a las familias y las comunidades”, dijo la jefa policial.

“A pesar de su enfermedad él siempre estaba dispuesto a trabajar, siempre estaba levantado, caminando todos los días trabajando con sus compañeros, un jefe con mucha fraternidad”, concluyó.