La secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirsten Nielsen, informó este lunes que desde Washington se emitió una orden para suspender varias leyes y normas ambientales para llevar adelante el plan del presidente Donald Trump de construir un muro en la frontera con México, en el marco de su política antiimigratoria.

“Es necesario levantar ciertas leyes, normas y otros requisitos legales para asegurar la construcción expedita de barreras y carreteras”, aseguró Nielse.

Esto quiere decir que el Gobierno de Trump decidió invalidar ciertas leyes que le impiden la construcción de un tramo del muro en el estado de Nuevo México, en la frontera con los mexicanos y estadounidenses.

La suspensión de algunas leyes ambientales servirá para sustituir la actual valla por un muro en un sector de 32 kilómetros alrededor del Puente Internacional Santa Teresa en El Paso, Estados Unidos, y Ciudad Juárez en México.

Nielse aseguró que en la zona en cuestión hay “un alto cruce de ilegales”, es decir de inmigrantes indocumentados que en su mayoría son de países centroamericanos y del propio México.