El blufileño Hugo Armando Torrentes, recuerda que al graduarse de su carrera de Ingeniería Electrónica, los ingresos no eran suficientes para las grandes aspiraciones que él tenía y que sin duda, sabía que lo llevarían a emprender su propio negocio.

Una vez que me gradué de mi carrera como ingeniero electrónico, me dediqué a trabajar en la reparación de equipos, pero el dinero no era suficiente y sabía que tenía que hacer algo más”, dijo.

Agregó que comenzó a visionar un negocio que lograra satisfacer las necesidades de los pobladores. “Así que con ahorros que juntamos mi esposa y yo, abrimos un cyber café y servicios de imprenta y fotocopiadora”, añadió.

Iniciamos hace 20 años con el cyber y la fotocopiadora, luego ofrecimos al público los servicios de imprenta y bordados, tomando en cuenta las sugerencias de nuestros clientes”, refiere como si reviviera aquellos días de arduo trabajo.

Es así que nace Copicentro Bluefields, dedicado al bordado, serigrafías, imprenta y fotocopiadora. 

Recuerdo que Inicié con una máquina y después con un préstamo en el banco saqué otra máquina, y así poco a poco fui adquiriendo los equipos necesarios”, afirma mientras recorre el negocio que forjó con mucho esmero.

Uso de energía renovable

Sostuvo que debido a los problemas de electricidad, buscó una alternativa para no detener la producción del negocio.

Me aventuré y aposté a la energía renovable y ahora tengo 28 paneles con 6 Kilowatts (kw) solar y también tengo un 1 kilowatts (kw) en eólico, que ha sido de gran importancia, porque ahora no me atraso en los trabajos que debo entregar a los clientes”, resalta.

Hugo expresó que cuando uno inicia un emprendimiento arriesga a fracasar o ganar. “Para mí todo negocio es rentable si le sumamos disciplina, dedicación, constancia y sobre todo sacrificio vamos a tener los mejores resultados”, asegura con aplomo.

Les cuento que la electrónica no quedó engavetada, ya que sus conocimientos profesionales los pone en práctica en la reparación de sus maquinarias.


Antes traía a una persona de Managua a que me reparara los equipos y tenía que pagar mucho dinero, entonces con mis conocimientos electrónicos, decidí invertir en capacitaciones, ya que además de aprender nuevos conocimientos y enseñarles a mis trabajadores, ahora yo reparo las máquinas bordadoras, fotocopiadoras e instalo los paneles”.

Bluefields y su crecimiento

Hugo reconoce que el surgimiento de nuevos emprendimientos se debe a que Bluefields ha ido avanzando y creciendo en diferentes áreas. 

Un gran avance es la construcción de la Carretera que nos une al Pacífico, ya que, a los dueños de negocios, nos facilita en la compra de insumos; ahora todos los productos que yo utilizo vienen directo, sin ningún contratiempo. Antes era un procedimiento complicado, en el que muchas veces se me dañaba el producto”.

Dijo que “también conocen del proyecto de agua potable y es un gran logro, ya que las inversiones que ha hecho el Gobierno Sandinista nos ha venido a ayudar y motivar a poner otro negocio”..

Su esposa Maryuri Delgadillo, administradora del negocio, valoró que “con la carretera todo es más rápido, los pedidos vienen directo y eso viene a mejorar nuestra competitividad en entregar a tiempo el trabajo a un mejor costo”.

Gobierno facilitó la compra de máquinas

Delgadillo recordó que hace 10 años formaron parte del “proyecto 80/20” que promueve el Buen Gobierno a través del Ministerio de Economía Familiar, Comunitaria, Cooperativa y Asociativa (MEFCCA).

Nosotros entramos en Textil Vestuario y aplicamos para una máquina bordadora y un equipo de serigrafía y fuimos beneficiados con el 80/20, es decir del valor total de la máquina, el gobierno nos brinda el 80%”.

Afirmó que a partir de esa ayuda mejoraron la producción y les permitió ampliarse y cumplir con los pedidos, ya que cubren la RAACS y clientes en el Caribe Norte en Puerto Cabezas.

Fue de gran apoyo porque estas máquinas son costosas y en costos total de la máquina, el gobierno nos puso el 80%, además de hacernos revisión para garantizar si cumplimos nuestro objetivo, que era mejorar la producción”.

El taller Copicentro, está ubicado en barrio Fátima, calle Colón, en Bluefields, y además cuenta con 2 centros de distribución.

Un taller completo
En maquinarias, el negocio tiene 17 cabezas bordadoras y un taller completo de serigrafía, con capacidad para hacerle frente a cualquier pedido. Este emprendimiento genera 8 empleos fijos y empleos indirectos.

Maryuri agregó que la serigrafía es un negocio constante. Sobre el cyber, afirma que, aunque mantienen el negocio, ahora hay más acceso al internet con teléfonos inteligentes y los parques wifi gratuitos que ha puesto el Gobierno.

Bluefields tiene un gran potencial para crecer y es excelente que los emprendedores busquemos como salir adelante”.

Las metas de esta pareja es seguir avanzando, seguir creciendo y reinventarse siempre de la mano de la tecnología, generando más empleo y aportando al avance de Bluefields.