Este viernes se registró una fuga bastante grande en la red de agua potable a la altura del km. 14 carretera a Masaya.
Para no crear problemas con el tráfico se programó reparación a partir de las 9 de la noche y así evitar congestionamiento vehicular.
La reparación se complicó un poco por lo que los trabajos se prolongaron hasta las12 del mediodía de este sábado.

Esto afectó a 150 familias, a quienes se les garantizó el vital líquido a través de cisternas. El tráfico fue controlado por el apoyo de la Policía.