Las autoridades de primera respuesta del Gobierno Sandinista, integradas en el Sistema Nacional de Prevención y Atención a Desastres (SINAPRED), presentaron el Plan Nacional para Prevenir y Controlar Incendios.

El objetivo de este plan es que las personas y familias en general no estén expuestos a incendios. Se contemplan capacitaciones a las familias en temáticas relacionadas con el manejo del gas licuado, mantenimiento de los sistemas eléctricos, entre otras acciones.

En la presentación estuvieron presentes representantes de los Bomberos Unificados, INAFOR, INTA, Policía Nacional y SINAPRED. También están involucrados ENACAL, ENATREL, INE, gobiernos locales y las mismas comunidades.

Sumaya Castillo, directora de INAFOR, declaró que este año se conformarán 150 nuevas brigadas contra incendios forestales. Estas brigadas estarán conformadas por 1,500 hombres y mujeres. Así mismo, más 8 mil comunitarios recibirán capacitaciones en las zonas rurales.

“Vamos a estar realizando todo un plan de actividades, donde vamos a desarrollar asambleas comunitarias con los brigadistas, con los voluntarios en las mismas comunidades, para que nos vayan dando las pautas para ir mejorando la estrategia y así ir disminuyendo el tema de los incendios”, dijo Castillo.

El comandante Ramón Landero, titular de la Dirección General de Bomberos, manifestó que en este plan están involucrados 1,600 oficiales en 62 estaciones, quienes disponen para ello de 180 vehículos. Por otro lado, se fortalecerá el centro de llamadas de emergencia para reducir los tiempos de respuesta. Actualmente el centro recibe 9 mil llamadas diarias, de las cuales 120 son de emergencias verdaderas.

“Nosotros estamos enfocando nuestro trabajo en dos aspectos: uno la prevención de incendios y dos en la respuesta oportuna; y en eso queremos pedirle la colaboración a las familias. Ninguna institución hace plan perfecto sino involucramos a la comunidad, que es el primer preventor y el primer respondedor en todo los eventos”, dijo.

Añadió que las familias deben revisar sus instalaciones eléctricas, el tratamiento al gas butano en las cocinas, vigilar el uso de candelas, veladoras, estufas, candiles a base de leña o carbón y controlar los materiales inflamables. Igual recomendó no encender fuego en predios baldíos, no tirar colillas de cigarros en las carreteras y no tirar botellas de vidrios.

“Queremos que las familias nos ayuden a cumplir con las medidas de prevención, porque es un trabajo coordinado, articulado, pero no parte de las instituciones, parte de la comunidad, es un trabajo compartido, nosotros vamos a brindar todas las medidas de prevención habidas y por haber a las familias y les pedimos que nos ayuden a cumplirlas”, refirió Landero.

Guillermo González, ministro y codirector del SINAPRED, subrayó que el éxito de este plan depende del protagonismo de las familias bajo el modelo de responsabilidad compartida.

“Esa responsabilidad compartida es muy importante. Es muy importante que los nicaragüenses asumamos desde nuestro hogar ese aspecto que nos compete en poner en práctica, todas estas medidas”, dijo González.

El plan nacional también contempla el abastecimiento de agua potable en aquellas comunidades y barrios que en verano tienen dificultades con el acceso al vital líquido.

Igualmente, el gabinete de energía se propone cubrir 18 mil 890 kilómetros de poda de árboles en las vías y carreteras, se van a sustituir más de 2 mil postes de energía eléctrica y se van a realizar 105 mil 678 inspecciones de alumbrado público.

Hay un compromiso de Enacal, de las alcaldías de garantizar este plan, pero recordemos que también es con agua que apagamos los incendios y debemos poner en práctica estas medidas de prevención, para que mantengamos esa tendencia a que se reduzcan los incendios agrícolas y forestales”, mencionó González.