Elaborar chocolates no es una tarea fácil, pero tampoco imposible, así fue como pensaron los miembros de la Cooperativa Mariano López, los que desde hace un año se dedican de manera artesanal a la elaboración de ricos chocolates, trabajo que con esfuerzo realizan los diez miembros que conforman el núcleo de trabajo que, desde las entrañas de las montañas del Municipio de Siuna, están saliendo adelante y logrando hacer realidad sus sueños: Ser un negocio próspero y autosostenible.  

Don Humberto López, Presidente de la Cooperativa Mariano López, refiere que poco a poco han ido creciendo en su negocio, que hasta la fecha avanza con paso firme, permitiéndoles ubicarse como uno de los más florecientes en la comunidad Rosa Grande, de donde son originarios.

Transformamos el cacao desde la plantación, dándole un tratamiento especial, nosotros llevamos a cabo todo el proceso, desde la plantación de la fruta, su corte, secado y procesamiento de la materia prima. Decidimos iniciarnos en la elaboración de cacao como una manera digna de trabajar y es gracias al talento de muchos de los miembros de la cooperativa que hoy estamos obteniendo buenos resultados, haciendo un chocolate de forma artesanal pero con muy buen sabor”, refirió.

La constitución de la cooperativa contó con el apoyo del Gobierno a través del Ministerio de Economía Familiar, lo que les que les permite trabajar con más seguridad y con la oportunidad de recibir muchos beneficios como la tecnificación, el intercambio con otros emprendedores y la apertura de nuevos mercados.

Gracias a la preocupación e interés del Gobierno quien nos apoya desde el inicio, nos hemos dado cuenta que unidos somos más fuertes, estamos mejor apoyados y vamos alcanzando el éxito. Aquí todos trabajamos a tal punto de elaborar un chocolate de calidad con productos orgánicos, lo que nos genera un producto de calidad”, señaló.

Actualmente la pequeña cooperativa cuenta con herramientas artesanales de trabajo, sin embargo su esfuerzo les permite producir 50 mil unidades al mes, teniendo como mercados los municipios de Jinotepe, Managua, Waslala, Siuna y Rosita, sin embargo para el 2018 estiman aumentar en un 20% de su producción.

Rosa Isabel López, es una de las socias de la cooperativa, su receta de chocolate le permite realizar algunas variantes en el producto, gozando de la aceptación del mercado, motivo de inspiración para seguir trabajando en el pequeño negocio.

Las mujeres ahora estamos poniéndonos a la par de los hombres, trabajando en negocios familiares que nos ayudan a sustentar nuestros hogares, sobre todo en el caso de quienes son madres solteras. Nunca pensé elaborar chocolates pero un día me llegó la idea de trabajar y probé hacer un poquito de chocolate usando cacao, leche y azúcar y obtuve un buen resultado y aquí estamos, dándole valor agregado al cacao. Hoy somos un negocio que va creciendo poco a poco”, dijo.

Entre las variedades elaboradas están el chocolate dulce, el amargo y pasta de cacao, las que cuentan con una gran demanda, suficiente para garantizar el sustento de diez familias que hasta el momento trabajan de manera organizada.

William López es otro de los socios y operarios de la pequeña cooperativa, su incursión en este nuevo negocio le ha transformado en su totalidad el estilo de vida, dejando atrás las largas jornadas agrícolas en el campo.

Yo me encargo de empacar el producto previo a su salida al mercado, asímismo llevo el registro de la producción y la compra de materia prima, trabajo que me gusta mucho porque me permite tener una vida digna; pues antes trabajaba en la agricultura, trabajo muy cansado y peligroso, ahora estoy desempeñando otra labor y me siento satisfecho, porque no nos falta la comida en la casa y sobre todo hacemos un trabajo muy bonito”, subrayó.