Las tradicionales fiestas de enero, que son dedicadas al Señor de Esquipulas en el municipio de El Sauce, departamento de León, son un referente nacional de la cultura e idiosincrasia de los nicaragüenses.

El fervor religioso de los promesantes es impresionante: Peregrinos provenientes de diferentes partes de Nicaragua, Honduras y de El Salvador, familias que llegan a pie o en carretas, y todo un pueblo desbordado de alegría y esperanzas en el primer mes del año.

José Antonio Narváez, es un chinandegano con corazón sauceño, y afirma que es admirable la gran cantidad de personas que visitan el santuario del Señor de Esquipulas con mucha devocion durante todo el mes.

"Los famosos juegos mecánicos, los chinamos cubanos, y los pintorescos personajes que reciben con bailes a los visitantes nacionales y extranjeros en las populares ramadas, hacen únicas éstas fiestas”, dijo Narváez.

En las fiestas de enero las familias aprovechan para vender sus productos y también para reencontrarse con sus seres queridos y amistades.

"Lo que más llama la atención de nuestras fiestas es la fe y el amor de quienes pagan promesas", comentó la pobladora Alieska Delgadillo.

Hípico muy concurrido

El hípico también es muy concurrido, con jinetes y caballos nicaragüenses, hondureños y salvadoreños.

La Policía Nacional ofrece una buena cobertura para garantizar la seguridad y la tranquilidad.

Las aguas del Río Grande, entre El Sauce y Achuapa, son desbordadas por los visitantes, y año con año se convierten en el baño predilecto de los comerciantes o "chinameros",  refirió el habitante Mynor Valverde.

Para este 2018, del 12 al 20 de enero se realizarán la novena, el día 19 será el recibimiento de las carretas peregrinas a las 2 de la tarde frente al estadio municipal; mientras que la procesión del Señor de los Milagros será el 21 a las 9 de la   mañana,  para culminar con la octava el día 28.