En declaraciones a los medios del Poder Ciudadano, Rosario recordó que es un privilegio para los trabajadores públicos servir a las familias nicaragüenses. “Para nosotros es un deber ineludible poner todo nuestro corazón, nuestro empeño, nuestra dedicación y devoción a ese servicio a fin de que ustedes juzguen  si somos o no somos eficientes, si vamos mejorando en calidad, si somos o no somos el prototipo del  servidor público Cristiano, Socialista y Solidario”, enfatizó Rosario.

La Compañera indicó que además en este año, tanto servidores públicos como facilitadores del Poder Ciudadano, deben proponerse sacar lo mejor de cada uno en términos de “creatividad, en eficiencia, en  calidad, en productividad…  para garantizar la promoción de protagonismo,  complementariedad, responsabilidad y solidaridad” que permita a los y las nicaragüenses apropiarse más del proyecto Cristiano, Socialista y Solidario en todas sus expresiones.

“Cada acción que realicemos tiene que ser antecedida de  asambleas y de encuentros de reflexión, cada vez que vayamos a desarrollar acciones  desde los distintos programas sociales y económicos, vamos a reunir a protagonistas de  los programas de viviendas, los programas de caminos  y carreteras, de calles para el  pueblo, de microcrédito justo,  de bono productivo alimentario, de plan techo, cada uno de nosotros tiene que saber qué significa esa acción, qué significa  ese programa y qué nos corresponde hacer como contraparte en tanto que deberes ciudadanos”, explicó la Compañera.

Asimismo manifestó que este es un año para que la ciudadanía asuma sus deberes y derechos  en el marco de las responsabilidades compartidas en todos los ámbitos.

Este es un año “para afianzar y desarrollar calidad en salud, en educación, en las tareas del ambiente que son esenciales, en innovación, en ciencia, en  tecnología, en cultura, en general un año para capacitarnos, para aprender juntos, para afianzar  capacidades profesionales, promover el liderazgo de cada ciudadano y ciudadana porque estamos hablando de que cada nicaragüense  asume su rol de líder en su familia, en su comunidad, en el país”, afirmó.

Rosario recordó que los nicaragüenses tenemos un país de inteligencia desarrollada, “de actitudes desarrolladas, de potenciales recuperados y desarrollados, un país de gobernantes, no un país de gobernados. Un país donde cada día nos encontremos para pensar juntos como enfrentar los retos, los desafíos, desde los valores; porque eso  es lo que nos distingue, lo que nos diferencia, los valores Cristianos, Socialistas y Solidarios, la fe que mueve montañas y la fe que nos hace sabernos  seres espirituales capaces de trascender todos los desafíos, tofos los retos,  todos los problemas, encontrando las soluciones y creciendo  con las soluciones  que es lo importante”.

Queremos volver  a nacer en estos días desde la fe,  los ideales, la mística y los valores

Durante su comunicación, la Compañera compartió una breve reflexión de año nuevo, dando lectura al extracto de un artículo publicado por el teólogo y filosofo Leonardo Boff, que se refiere a la renovación del ser humano como persona dispuesta a servir al prójimo.

“Renovarse significa entregar a la muerte todo  lo viejo que existe en nosotros para que lo nuevo pueda irrumpir y  hacer su camino. Lo viejo en nosotros son los hábitos y las actitudes que no nos hacen grandes: querer tener siempre la razón y la ventaja en todo,  por ejemplo, descuidarse con uno mismo, ser  descuidado con uno, con su comunidad, con su entorno, con la casa, con la ciudad, con nuestro lenguaje, la falta de  respeto con la madre tierra, la naturaleza, la  falta de solidaridad con los necesitados próximos y distantes, todo eso tenemos que  renovarlo, tenemos que cambiarlo porque no nos hace grandes… todo eso debe morir para que podamos  inaugurar una manera de convivir con los otros, con nuestro prójimo, siendo generosos y cuidadosos  y siendo generosos y cuidadosos con nuestra casa común, la madre tierra, la naturaleza, y con  el destino de las personas”, señala un extracto del escrito de Boff leído por Rosario.

En ese sentido, la Compañera valoró que los nicaragüenses y los seres humanos en general, debemos volver  a nacer en estos días, desde la fe, desde los ideales, desde  la mística y desde los valores.

Continuando con la lectura, Boff señala que “la crisis del mundo actual se profundiza y perdura porque  los que controlan el poder tienen conceptos envejecidos, incapaces de dar respuestas nuevas”, ante lo cual el maestro Boff propone rejuvenecer para volver a empezar y “estar abierto a escuchar, a aprender y a revisar”.  “Esto es lo que nos proponemos cada vez que empezamos un año nuevo”, aseguró Rosario.

En su escrito Boff también refiere que para superar las crisis y tropiezos debemos buscar un nuevo paradigma de convivencia y no podemos olvidarnos de la Energía Poderosa y Amorosa que nos acompaña siempre y que mueve todo el universo.

“El  maestro Boff se refiere aquí a Dios Nuestro Señor. Él nos habita, esa energía nos anima y  confiere un sentido permanente al vivir y al luchar. Que el Espíritu del  Creador no nos falte nunca”, dijo Rosario.

Finalmente la Compañera indicó que este año le ha pedido a Dios para que derrame sobre Nicaragua “salud, fortaleza, sabiduría y alegría”.  “Necesitamos los dones del Señor en esa dirección, en cada hogar, en cada familia, para  cada ser humano, de manera que cada mañana al enfrentar las luchas del día nos  sintamos alentados desde el Espíritu Creador, grandes de espíritu, humildes de corazón en el servicio, como servidores  públicos los que estamos en el Estado y como seres humanos  los que servimos y atendemos unos a otros con cariño porque nos complementamos  desde nuestros ideales y valores Cristianos, Socialistas y Solidarios”, expresó Rosario.