El canciller de la República Bolivariana de Venezuela, Jorge Arreaza, inició este viernes la reunión extraordinaria del ALBA–TCP, convocada por los Gobiernos de su nación y Cuba y celebrada en la sede de la Cancillería en Caracas, capital venezolana, para debatir sobre la posición de la Alianza Bolivariana con respecto a las políticas migratorias del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El funcionario denunció que el imperialismo norteamericano utiliza la como excusa “el tema de la corrupción como elemento para intervenir algunos de los países que integran la Alianza Bolivariana”.

El canciller venezolano expuso el caso de su nación que en estos momentos atraviesa por varios bloqueos económicos orquestados por EE.UU. y solicitados por la derecha venezolana.

Ante ello, dijo que como organización tomarán posición política sobre las actividades que se celebrarán en la Cumbre de las Américas en la que estará presente Donald Trump.

“Le daremos vida a nuestros mecanismos de integración latinoamericana y caribeña”, anunció el ministro venezolano.

Expuso que, a pesar de los bloqueos mencionados anteriormente, “como ALBA tenemos una posición muy provechosa para que avancemos a pesar del asedio que tiene el impero contra nosotros”.