Eduardo Álvarez es otro nicaragüense que triunfa en el extranjero. Nacido en Masaya (1964), Álvarez acumula más de treinta años de experiencia como especialista en estrategia y operaciones, siendo responsable de las transformaciones tecnológicas y operativas de un número de empresas globales, varias de ellas clasificadas en la lista Fortune 100.

El compatriota fue nombrado en octubre pasado director de operaciones de Amyris, compañía biotecnológica localizada en San Francisco, California, en la que Álvarez tiene a su cargo un equipo de 250 técnicos e ingenieros. Egresado de la Universidad de Harvard, y quien ha visitado Finlandia para brindar asesoría técnica a empresas del sector energético, Álvarez conversó con Ricardo Alvarado, embajador de Nicaragua en ese país nórdico. Eduardo, Amyris anunció hace poco su nombramiento como COO (Chief Operating Officer).

 

A continuación la entrevista:

¿Qué nos puede decir sobre el particular?

Es correcto. Me nombraron COO, ejecutivo a cargo de las operaciones de la compañía. Amyris utiliza procesos biotecnológicos modernos para la producción de bienes y servicios económicos de alto rendimiento en los sectores de nutrición, cosméticos y materiales industriales especializados. Lo más importante es que esta empresa combina el uso de caña de azúcar con procesos de biotecnología. Es un método muy innovador y nuevo. Por eso, mi responsabilidad es garantizar la creación sostenida de la compañía y consolidar su liderazgo internacional.

¿Qué cargo ocupaba anteriormente?

Era responsable, con sede en Chicago, de PriceWaterhouseCoopers (PwC) para la estrategia de operaciones globales. Antes fui vicepresidente sénior de Booz & Company (Strategy&). Inicié mi carrera hace más de treinta años con General Electric, ocupando posiciones en California y Nueva York, graduándome del programa de ingeniería avanzada (Edison Engineering Program). Una búsqueda rápida en Internet da como resultado un vínculo de la palabra Amyris con una planta en Nicaragua ¿Coincidencia? No estoy seguro. Pero me parece que el significado de Amyris está más asociado a la palabra energía.

¿Ha visitado Nicaragua últimamente?

Sí, voy con frecuencia. Estuve en octubre pasado y regresaré en febrero próximo. Mi mamá y hermano residen en Nicaragua.

¿Como nicaragüense, cómo se siente con su nuevo éxito profesional?

Orgulloso y orgulloso de mi herencia cultural, muy orgulloso de mis raíces. Creo que los nicaragüenses tenemos un sentido de propósito y logro muy claro; lo vemos en los logros que hemos obtenido en las artes, academia, los deportes, y también en los ámbitos empresariales. Otro valor cultural que admiro de nuestro pueblo es la atención a las relaciones humanas a todos los niveles. Y finalmente la tenacidad de no darse por vencido, ni por terremotos, ni por guerras, ni por huracanes. Somos flexibles, nos adaptamos y sobretodo no ‘botamos la gorra’ y perseveramos. Estas son herramientas que me han servido de mucho, que me han permitido perseverar, mantener atención a lo importante y también usar humor con mucha efectividad. Además, me siento 100% “come yuca”. No dejo de comer mis vigorones, gallopintos y nacatamales (para mi los mejores son los de “Guaracha”, en Masaya).

¿Cómo podría apoyar a Nicaragua con sus conocimientos y contactos?

Estoy entrando en un nuevo segmento de biotecnología industrial. Este combina el uso de la agricultura de la caña de azúcar con nuevos métodos de genética, nanotecnología e inteligencia artificial en un modelo integral, el que representa un desarrollo prometedor con alto crecimiento que puede ser una oportunidad atractiva para renovar procesos tradicionales en la agricultura. También estoy involucrado en proyectos de energía renovable en Latinoamérica, incluyendo Nicaragua. En ambos campos estoy dispuesto a colaborar con empresas y universidades en el desarrollo de estos segmentos en Nicaragua. Será un honor apoyar a mi país en lo que esté a mi alcance.

¿Algún otro mensaje?

Quisiera recordar a nuestro poeta universal, a pocos días del aniversario de su natalicio, con una de sus célebres frases: “Nuestra tierra está hecha de vigor y de gloria, nuestra tierra está hecha para la humanidad”.