Este jueves se ha comenzado a manifestar en la laguna de Asososca el fenómeno conocido como volteo térmico.

El volteo térmico es un fenómeno natural que se presenta en la laguna todos los años entre los meses de diciembre y enero, estando relacionado al descenso de la temperatura del agua y cuya intensidad es variable.

La principal característica es que el agua se torna de color verde celeste y desprende olor a azufre.

Las autoridades aseguran que en estos momentos el fenómeno es parcial y que por lo tanto todavía no afecta el suministro de agua.

No obstante, señalan que de volverse más intenso habría que sacar fuera de operación el bombeo de la laguna, afectando directa e indirecta en el abastecimiento de agua a unos 50 barrios de los distritos II y III.