Deyvis Onel López Jarquín, Duilio Evenor Calero Dávila, Erick Santiago Granera Rodríguez, Jerry Alexander Gutiérrez, Juan de los Ángeles Ruiz Rodríguez, Julio César Cerda Ruiz, Miguel de Jesús Toruño Hernández y Yedris de Jesús Calero García son los ocho jóvenes que dieron el primer paso en el sacramento del Orden Sagrado y convertirse en sacerdotes de la Iglesia Católica.

“Hoy al recibir este don como es el diaconado, que es el tercer escalón dentro del Sacramento del Orden, el Señor me concede esta gracia como lo dijo el señor Arzobispo, es un don y una gracia y estoy totalmente agradecido con Dios”, expresó el Padre Diácono Erick Santiago Granera Rodríguez.

Granera Rodríguez afirmó que la siguiente misión a cumplir está centrada en la disposición que tiene cada uno de ellos a seguir los mandatos del Arzobispo de Managua, quien les encomendará muy pronto sus nuevos destinos y de esa forma comenzar a ejercer su ministerio en parroquias o casas de formación.

Juan de los Ángeles Ruiz Rodríguez agradeció a Dios por el don de la vida, por el apoyo recibido de sus padres, porque el Señor ha estado al lado de ellos y los ha llevado seguir con esa vocación sacerdotal, con el llamado a ser servidores y contribuir a la santificación del pueblo santo de Dios.

“Me siento feliz y dichoso por este día, como ya lo decía el Señor Arzobispo este día ha marcado nuestras vidas, es el día en que nosotros formamos parte de la Iglesia, pero también es una entrega total a Jesucristo”, declaró Julio César Cerda Ruiz.

Según Cerda, el diaconado es el tercer grado del Orden Sagrado, uno de los sacramentos de la Iglesia Católica y posterior a la ordenación diaconal se procede a un periodo de preparación para servir al pueblo de Dios y ser ordenados presbíteros y finalmente sacerdotes.