Las autoridades de Francia elevaron hoy a 45 el número de departamento en alerta naranja por el paso de la tormenta Carmen, que ya dejó un muerto y notables afectaciones materiales.

Más de la mitad del país recibe este lunes el embate del fenómeno meteorológico con vientos de 100 a 150 kilómetros por hora, así como fuertes lluvias y peligro de inundaciones en las zonas costeras.

A causa de los daños en infraestructura provocados por el temporal, más de 65 mil hogares se encuentran sin electricidad en las regiones de Bretagne, Pays-de-la-Loire y Nouvelle-Aquitaine.

De acuerdo con fuentes oficiales, unos mil 500 agentes se encuentran movilizados para intentar restablecer el servicio lo antes posible.

Ayer los primeros embates de la tormenta provocaron la muerte de un hombre en el departamento de Pirineos Atlánticos, tras la caída de un árbol sobre el automóvil en que viajaba.

De acuerdo con la prensa local, los bomberos y rescatistas se trasladaron al lugar de inmediato, pero al llegar la víctima ha había fallecido.

Las autoridades francesas llaman este lunes a la población a extremar medidas de prevención de riesgos, como evitar salir de las casas y conducir con extremo cuidado, mientras se espera que la tormenta abandone el territorio nacional el martes en la mañana.