El Gobierno argentino realiza los preparativos para recibir el próximo miércoles en Mar Del Plata a la fragata Libertad, en un acto liderado por la presidenta Cristina Fernández, que saludará a la tripulación de la embarcación que estuvo retenida en Ghana por una orden judicial  por el no pago a los llamados "fondos buitres".

La mandataria estará acompañada por miembros de su gabinete y por varios gobernadores, y luego pronunciará un discurso en alusión a la retención de la frágata, que fue liberada recientemente por un fallo del Tribunal Internacional del Mar que obligó a Ghana a desistir de continuar con el embargo ordenada por el juez norteamericano Thomas Griesa, magistrado que lleva adelante una causa en contra de Argentina por el no pago a un fondo buitre

El titular de la Prefectura de Mar del Plata, prefecto Carlos Barrios Cardozo, informó que, "teniendo en cuenta por donde se encuentra navegando la Fragata Libertad en estos momentos", el buque  arribaría el miércoles 9, entre las 17H00 y 18H00 locales (21H00 GMT).

De acuerdo con Cardozo, el acto se llevaría a cabo a las 20H00 locales (23H00 GMT), y “se está coordinando la actividad náutica deportiva, y consensuando pautas de seguridad al momento de la aproximación de las embarcaciones hacia la fragata, de la toma del canal acceso al Puerto y el momento del amarre”.

Según el titular del club Náutico de Mar del Plata, Susana Salerno, se espera que 200 embarcaciones acompañen a la fragata Libertad en su arribo. Aunque se desconoce como será el recibimiento, se espera que se lo haga con un show alusivo a los fondos buitres.

El arribo de la fragata Libertad se da luego de que a finales de octubre de 2012 fuera retenido en Ghana por una demanda interpuesta por el fondo especulativo NML, que no entró al canje de la deuda externa realizada por Argentina en 2005, que se comprometió a pagar sus compromisos si los acreededores aceptaban una disminución de entre 63 y 45 por ciento en el momento final a abonar.

Esta medida fue apelada por el gobierno argentino en el Tribunal Internacional Del Mar donde argumentó que la convención de Viena garantizaba la inembargabilidad de la fragata por ser un buque de guerra.

Ante esto, el tribunal falló a favor de Argentina y le ordenó a Ghana que liberara la embarcación, en la que solo quedan 44 de los 281 miembros de la tripulación luego de que la mayoría regresase a Argentina .