Más de 130 personas han muerto y decenas están desaparecidas en el sur de Filipinas tras el paso de la tormenta tropical Tembin, que ha causado riadas, corrimientos de tierra e inundaciones en la isla de Mindanao.

El temporal afectó sobre todo anoche la zona noroccidental de esta isla, la segunda mayor del archipiélago, y se dirige ahora hacia la isla de Palawan, en el oeste del país, donde las autoridades filipinas han elevado la alerta.

La provincia de Lanao del Norte es la más afectada por la tormenta con al menos 62 muertos y numerosos daños materiales que llevaron al gobierno provincial a declarar el estado de calamidad en toda la jurisdicción.