El Arzobispo de Managua, Cardenal Leopoldo Brenes, ofició este jueves una solemne Eucaristía en la que niños y adultos de la Parroquia Asunción de María recibieron el Sacramento de la Confirmación.

En su mensaje, Brenes dijo sentir  alegría y  gozo al compartir con la feligresía la Santa Eucaristía y acompañar a los confirmados, quienes recibieron con fe y decisión ese sacramento.

Durante la Misa tambien se realizó la renovacion de los Ministros Extraordinarios de la Comunión.

El Cardenal dijo que el Sacramento de la Confirmación, es la conclusión de un ciclo de experiencias en Jesucristo, como es el Bautismo y la Primera Comunión.

“Al recibir esta efusión nueva del Espíritu, a través del sacramento, tienen que experimentar que son personas nuevas, distintas y que no son los mismos que entraron al momento de iniciar la Eucaristía; ya que después de ser confirmados serán personas distintas porque son marcados por esta presencia maravillosa del espíritu”, expresó Brenes.

Afirmó que los católicos confirmados deben ser esas personas alegres. “Alegres porque tenemos el Espíritu Santo en nosotros y el Espíritu Santo es un espíritu de alegría”.

Además recordó que el Papa Francisco ha invitado a la feligresía católica a ser personas alegres.

Cristo es el centro de la celebración de Navidad

Al acercarse las festividades navideñas, el Cardenal Brenes recordó que Cristo el Centro de la celebración de Navidad, por eso invitó a las familias que en su corazón hagan un pesebre, en donde pueda habitar Jesucristo de una manera permanente.

Manifestó que el nacimiento de un niño en la familia, siempre es emoción, alegría y esperanza.

“El pueblo cristiano se prepara en conmemorar un año más del nacimiento del Hijo Único de Dios; un acontecimiento que ha marcado la vida de la humanidad y la vida de cada uno de nosotros los hombres, de manera especial, todos aquellos que profesamos la fe católica, y que tenemos a Cristo como el centro de nuestras vidas”, dijo el Arzobispo.

Al finalizar envió sus mejores deseos a las familias nicaragüenses para que pasen una Feliz Navidad y que Cristo irradie y viva de manera permanente en sus corazones.

MISA

MISA

MISA

MISA

MISA

MISA

MISA

MISA

MISA

MISA

MISA

MISA

MISA

MISA

MISA

MISA