Resaltando la unidad y los grandes tiempos de bendiciones, diferentes denominaciones religiosas se dieron cita la noche de este sábado, participando en el evento “Nicaragua Adora a Jesús”, celebrado en la emblemática Plaza 22 de Agosto, en Managua.

Este maravilloso encuentro contó con la presencia del cantautor brasileño, Marcos Brunet, quien ofreció un concierto de adoración que unió a su vez las voces de todos los nicaragüenses que se dieron cita en esta plaza.

El Pastor Vladimir Torres, del equipo pastoral de Hossana en Nicaragua, explicó que este evento inicialmente se desarrolló en León, y continuó su ruta en Granada, Matagalpa, Estelí, y cerrando este sábado en Managua.

Lo que queremos es exaltar el nombre de Jesucristo. No estamos levantando el nombre de ninguna iglesia en particular, aunque sí estamos promoviendo la unidad de la iglesia del Cuerpo de Cristo en Nicaragua”, refirió.

El líder religioso, indicó que todos nacimos para adorar y exaltar el nombre de Jesús.

Creemos que el evento de esta noche va a traer una transformación a la nación, porque hay gente de todas partes de Nicaragua”, sostuvo el religioso y a reglón seguido agregó “cuando un pueblo adora al Señor en espíritu, en verdad las cosas grandes suceden”, dijo.

El pastor Nabel Rodríguez, de la iglesia Visión Ahora en Nicaragua, sostuvo que la unidad de la iglesia provoca todo, sobre todo unidad en todos los nicaragüenses.

Las familias están reunidas, y cuando la familia se reúne eso significa que un país va prosperando. Este es un disfrute de familia, es un disfrute de Nicaragua”, expresó.

El pastor de la Iglesia El Shaddai, Milton Salazar, manifestó que la adoración tiene poder, la adoración trae la voluntad del Señor a la tierra.

El Señor ha sido producto de esta unidad que no inició hoy, no es un evento, sino que es el desarrollo de muchas cosas buenas que van a ocurrir”, dijo.

Aseguró que en Nicaragua se está marcando un nuevo comienzo, “porque los ángeles nos están acompañando”.

Podemos ver que uno cosecha lo que siembra, y creo que el tiempo de Nicaragua es el tiempo de gran cosecha en lo económico, comercio, político, iglesia, en la familia. Es un tiempo para Dios, es un tiempo de grandeza”,