Un grupo de científicos de la Universidad de Tokio creó un cristal capaz de autorregenerarse tras sufrir una rotura, informa el medio nipón NHK.

Inicialmente, los expertos estaban tratando de crear una nueva sustancia adhesiva con un material parecido a la goma, el poliéter tiourea. Sin embargo, durante los experimentos, la sustancia fue sometida a procesos de deformación, tras los cuales se solidificó y regresó a su forma inicial.

Los investigadores convirtieron entonces este material en vidrio y, más tarde, descubrieron que el cristal roto en dos partes se autorregeneraba en 10 segundos cuando los fragmentos se colocaban pegados entre sí y se sometían a presión. Si la presión sobre el vidrio es aplicada durante varias horas, la sustancia se vuelve sólida y adquiere su apariencia previa a la rotura.

Los expertos señalaron que el poliéter tiourea se autorregenera fácilmente en su 'estado blando', al someterse a altas temperaturas. No obstante, cuando el material se encontraba en su condición sólida, los científicos solo pudieron alcanzar los resultados esperados en un par de ocasiones.

"Cuando lo conseguimos, no pude creerlo, pero luego analicé varios artículos científicos y repetí el experimento varias veces", declaró el estudiante de posgrado Yanigasawa Yu, uno de los miembros del grupo.