Los enfrentamientos estallaron cuando soldados israelíes disfrazados de comerciantes de verduras, procedieron a la detención de un militante de la organización Yihad Islámico en la aldea de Tamun, situada entre Nablus y Yenin.

La intervención de este comando perteneciente a una unidad especializada en infiltración en zonas palestinas desencadenó una manifestación de residentes que arrojaron piedras contra los soldados, según testigos.

El miembro del Yihad Islámico, Murad Beni Uda, fue detenido por los soldados del comando. Más tarde, llegaron refuerzos militares al lugar.

Una fuente militar israelí informó que la infiltración de las fuerzas especiales comenzó como una operación secreta.