Tras la caída de los ingresos en 2009 debido a la crisis internacional, las ventas aduaneras, sin incluir zonas francas, describen un constante aumento, confirma el Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex).

Según los registros, en 2010 las exportaciones directas reportaron mil 902 millones de dólares, al siguiente año totalizaron dos mil 338 millones y cerraron 2012 con un monto de dos mil 753 millones para nuevo récord histórico.

El saldo de 2012 representa un alza interanual de 17,78 puntos porcentuales en términos financieros, mientras en volumen el ascenso fue de 16,52 por ciento, con un millón 814 mil toneladas, señala Cetrex.

No obstante, evaluaciones del Ministerio de Fomento, Industria y Comercio (Mific) confirman la necesidad de mejorar la competitividad de las exportaciones, mediante el mejoramiento de la cadena logística, la industrialización agropecuaria, el perfeccionamiento de trámites y del sistema nacional de calidad en el sector público y privado, ejemplificó el titular del Mific, Orlando Solórzano.

Al analizar la dinámica económica de Nicaragua en los últimos seis años hay un factor esencial que respalda los resultados favorables: la concertación entre Estado, empresarios y trabajadores, al establecer metas productivas, incentivos fiscales, condiciones labores, estabilidad de la fuerza laboral y remuneraciones.

Pese a los avances, las actividades agrícolas y pecuarias requieren industrialización para cerrar ciclos productivos y aumentar los ingresos por ventas al exterior, consideró el ministro del sector, Ariel Bucardo, en entrevista concedida al Canal 4 de la televisión.

Creado en marzo de 2010 por el gobierno del presidente Daniel Ortega, el Banco Produzcamos ilustra el empeño por proveer recursos a micros, pequeños y medianos productores.

Esa institución proporciona préstamos con tasas de interés especial, sin cobro de comisión alguna y en dependencia del tipo de programa, el plazo, origen de los fondos y actividad por financiar.

Actualmente sus operaciones incluyen créditos dirigidos a caficultura, ganadería, granos básicos, pesca artesanal, agroindustria, diversificación de la producción agropecuaria, forestal, riego, turismo, medianas y pequeñas empresas.

Junto a los aportes estatales, la Administración sandinista procura fuentes externas también enfocadas a ramas productivas, ahí aparecen proyectos que introducen nuevas tecnologías con vistas al desarrollo de prácticas agroecológicas.

A fines de 2012 el Ejecutivo suscribió un nuevo contrato con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por 40 millones de dólares, lo que beneficiará a dos mil 728 fincas de granos básicos y ganadería, con impacto directo en 25 mil habitantes, apreció el titular de Hacienda y Crédito Público, Iván Acosta.

De acuerdo con el ministro Ariel Bucardo, el programa permitirá realizar prácticas agroecológicas que propicien mejor adaptación a la variabilidad climática y la preservación de recursos naturales.

El esfuerzo central es apoyar casi tres mil fincas en todo el territorio nacional, a fin de demostrar que es posible aplicar nuevas tecnológicas para incrementar la productividad, señaló.

Estadísticas oficiales avalan que la rama agropecuaria representa alrededor del 70 por ciento de las exportaciones de esta nación centroamericana y emplea un 30 por ciento de la mano de obra, ello explica el énfasis gubernamental, que busca al mismo tiempo paliar la miseria extrema, concentrada todavía en las zonas rurales.

Casi 300 mil nicaragüenses salieron de la pobreza en el último lustro, mediante programas socio-productivos del gobierno, más inversión pública en infraestructura, generación de empleos y diversificación de exportaciones, valoró el ministro Iván Acosta.