Estados Unidos seguirá buscando soluciones diplomáticas para resolver el conflicto con Corea del Norte "hasta que caiga la primera bomba", declaró el secretario de Estado de ese país, Rex Tillerson, en el foro del Consejo Atlántico y la Fundación Corea.

El jefe de la diplomacia estadounidense aseguró que Washington está listo para sentarse a la mesa de negociaciones con Pionyang "cuando quiera que [las autoridades norcoreanas] quieran hablar", pero "sin condiciones previas".

"Mientras tanto, nuestra preparación militar es fuerte", dijo sin embargo Tillerson tras prometer que continuarán los esfuerzos diplomáticos para suavizar las tensiones entre ambos países.