Marcelo Conde, presidente de Centrales Hidroeléctricas de Nicaragua (CHN), dijo que las obras se iniciarán en febrero de 2013 con la construcción de una presa y un embalse de 40 kilómetros cuadrados.

“No hay ninguna duda de que el proyecto vaya a ejecutarse”, indicó el empresario, saliendo al paso de rumores sobre una supuesta suspensión de la obra, que originalmente estaba prevista que comenzara a finales de 2011.

La hidroeléctrica Tumarín, ubicada en la región surcaribeña de Nicaragua, producirá hasta 253 megavatios de electricidad, lo que equivale al 50% del consumo actual de energía en el país. Se espera que esta producción de energía, cinco veces mayor que la de dos plantas eléctricas del norte de Nicaragua, permitirá un ahorro en la factura petrolera de $2,288 millones durante los primeros 10 años de operaciones.

Conde indicó que en las obras y estudios técnicos realizados hasta hoy se han invertido $26 millones y que está asegurado un fondo de $590 millones del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil y del Banco Centroamericano de Integración Económica.

Dijo que las negociaciones con el Gobierno nicaragüense continúan y solo falta definir las tarifas de compra-venta de energía, que según sus cálculos tendrá un costo promedio de $118 por megavatio producido, con un aumento anual del 13%.