La desesperada búsqueda para encontrar al submarino argentino ARA San Juan, que cumple hoy 23 días desaparecido, continúa hoy con el apoyo internacional de varios países en una amplia zona que ya se rastrilló dos veces.

Según declaró en un nuevo parte el vocero de la Armada, Enrique Balbi, se seguirá trabajando hasta agotar todos los recursos disponibles pero el área es compleja y comparó la búsqueda como 'buscar un cigarrillo en una cancha de fútbol' pues 'su casco es negro porque el submarino trata de diseñarse para que no sea detectado debajo del agua'.

Balbi informó que volverán a buscar en el lugar en el cual se detectó el sonido compatible con una explosión, esta vez con un sensor de alta resolución de Estados Unidos y continúan mapeando el fondo del mar con la más alta tecnología y logística para buscar y estudiar los elementos, pocos, encontrados.

Aún se investigan tres contactos. El Yantar ruso inspecciona un objeto a 940 metros de profundidad; el Islas Malvinas intenta visualizar otro a 830 y el Atlantis intentará analizar un tercer objeto a 740 metros.

El mal tiempo no ha ayudado a las tareas de búsqueda que se dificultaron la víspera cuando el Yantar no pudo verificar si los indicios que se habían localizado a más de 750 metros de profundidad.

Hasta ahora y pese al gran despliegue militar que incluyó aeronaves y buques de casi 18 países no se ha podido hallar a la mole de hierro sumergible en la que viajaban 44 tripulantes y que perdió contacto el 15 de noviembre pasado cuando regresaba desde Ushuaia hacia su apostadero en Mar del Plata.