El fundador de High Flying Birds ya parafraseó en una ocasión unas palabras de John Lennon ("Los Beatles son más importantes que Cristo"), y luego añadió una frase de nueva creación: "... Y Oasis son más grandes que Dios".

La modestia tampoco acompañó al británico cuando al recoger un galardón en la gala de entrega de premios NME afirmó que aceptaba que era un genio "como lo es Dios".

Ahora, el músico insiste en que, el día del juicio final, convencería a San Pedro para entrar sin problemas en el paraíso pese a su pasado de drogas y excesos gracias a la música de Oasis.

"¿Has escuchado el tema Don't look back in anger?, preguntaría a Dios y a San Pedro. Y ellos contestarían, "claro". Y yo diría: "Dejadme entrar. Puedo tocar para vosotros. He robado algunas cosas, he consumido muchas drogas, pero ahora estoy bien", ha explicado el cantante al diario británico, antes de señalar que, por supuesto, tanto el guardián de las puertas del cielo como Dios no podrían negarse a dejarle pasar ante tal oferta.

Gallagher no es solo noticia estos días por estas declaraciones. Además, el de Manchester ha asegurado a otro medio que, pese a los rumores, Oasis no se volverá a juntar a menos que su situación económica sea pésima.

También se ha referido a sus tareas como padre. A su hijo adolescente le diría que "todo lo que haga, lo haga con moderación". Y algo más para pararle los pies: "Recuerda que nunca podrás ser tan cool (guay) como tu padre".

Noel tiene tres hijos: Anaïs, fruto de su matrimonio con Meg Matthews y nacida en 2000; Donovan, nacido el 22 de septiembre de 2007 y Sonny, nacido el 1 de octubre de 2010. Los dos últimos son hijos de Sara McDonald.