Durante la novena las familias de Sébaco se lucen para elogiar a la Virgen María. En estos días de oración es de costumbre trasladar a la Madre de Dios de las Iglesias Católicas a diferentes barrios.

La devoción por la Purísima hace que la unión y la alegría estén presentes en todos los municipios del país y Sébaco no es la excepción.

En esta ciudad es costumbre repartir una de las comidas típicas de nuestro país, como lo es el Marol, también conocido como  Indio Viejo.

Para doña Dulce Orozco la Inmaculada Concepción de María lo es todo, porque es la madre que nos dejó Cristo en la Tierra.

Sin duda este es un pueblo devoto que seguirá compartiendo esta tradición religiosa.

sebaco

sebaco

sebaco

sebaco

sebaco

sebaco

sebaco

sebaco