Las bajas temperaturas que se registran desde mediados de noviembre, diciembre y parte de enero, son propicias para el aumento de enfermedades respiratorias, siendo los más afectados los niños y adultos mayores.

Para poder combatir los cambios de temperatura, sobre todo en la noche y la madrugada, es necesario que las madres de familia tomen en cuenta las recomendaciones de los especialistas.

El doctor Oscar Berrios, neumólogo del hospital Manuel de Jesús Rivera “La Mascota”, explicó que en este tiempo los virus y bacterias se reproducen debido a la disminución de la temperatura.

“Es el principal factor pre disponente para estas enfermedades, por tanto se da un aumento de infecciones en niños menores de seis meses, es el grupo más vulnerable, así se establecen las bronquiolitis que se caracteriza por cansancio, aumento en la respiración”, explicó.

“Los padres tiene que observar bien al niño en la forma de respirar, cuando un niño empieza a moquear y ve que aumenta la frecuencia respiratoria entonces es un niño que debe ser atendido inmediatamente en su centro de salud u hospital”, agregó.

Jamás se tiene que auto medicar al niño, debe ser evaluado por el médico en las unidades de salud para que no se complique la salud del niño.

En la noche, durante el sueño, el niño debe ser abrigado cuando esté baja la temperatura, dijo el especialista.

En el caso de los bebes menores de un año recomendó no exponerlos al humo de leña, cigarrillo o de carros, ya que es nocivo para su salud.