"Estaba en campaña por (el senador por Nueva York) Chuck Schumer, cuando me empezó a doler el pie y tenía dificultades para ponerme el zapato", relató.

Por consejo de su médico decidió acudir al hospital y allí le encontraron el coágulo. "Y fue terrible porque hay que tratarlo de inmediato. Uno no quiere arriesgarse a que se desprenda y acabe en tu cerebro, tu corazón o en tus pulmones", indicó Clinton.

En aquel momento sanó por completo y ya no tuvo que tomar anticoagulantes. "Tuve suerte. Pudimos disolverlo por completo y no hubo más consecuencias".

Clinton fue ingresada este domingo en un hospital debido a las complicaciones sufridas tras sufrir una conmoción cerebral, según un portavoz oficial. En los estudios que se le realizaron se detectó un coágulo, por lo que la secretaria de Estado deberá permanecer bajo observación durante las próximas 48 horas en la clínica neoyorquina en la que fue internada, donde se le están suministrando anticoagulantes.

Clinton se desmayó hace pocas semanas a raíz de un virus intestinal y, según informaciones oficiales, sufrió una conmoción cerebral.

El presidente Barack Obama propuso la semana pasada a John Kerry como sucesor de Clinton en la cartera de exteriores. Clinton ya había anunciado con anterioridad su intención de no permanecer en el cargo durante un segundo período.