Su ayudante, Philippe Reines, recordó que Clinton cayó enferma a principios de este mes con un malestar estomacal que le provocó luego un desmayo y una conmoción cerebral en su caída.

"Durante el transcurso del examen de seguimiento hoy, los médicos de Clinton descubrieron que se había formado un coágulo sanguíneo, a partir de la conmoción que sufrió hace varias semanas", señaló Reines en un comunicado.

La jefa de la diplomacia estadounidense "está siendo tratada con anticoagulantes y está internada en el New York Presbyterian Hospital para poder monitorear la medicación en las próximas 48 horas", agregó.

"Los médicos seguirán evaluando su condición incluyendo otras situaciones asociadas a la conmoción. Éstos van a determinar si se requiere cualquier otra acción", afirmó.

Medios internacionales acotaron que Reines no aportó más datos sobre la condición de Clinton.