"Debemos conservar a la familia Mandela en nuestros pensamientos y nuestras plegarias hasta que Tata (padre) se haya recuperado totalmente", declaró Zuma en su mensaje de fin de año.

El jefe del Estado no dio ninguna noticia directa de la salud del primer presidente negro de Sudáfrica, quien actualmente tiene 94 años.

El pasado jueves, un portavoz gubernamental dijo a los medios de comunicación que el exjefe de Estado ya estaba en casa jugando con sus nietos y compartiendo con su familia, “está en proceso de recuperación pero aún no del todo bien”, dijo su portavoz Mac Maharaj a la cadena local eNCA.

En la misma línea de esas declaraciones, su nieta Zaziwe Manaway recordó que su abuelo está rodeado por el mejor equipo médico que lo tiene bajo atención las 24 horas y agradeció el apoyo a través de los mensajes de la población.

Nelson Mandela, galardonado en 1993 con el Premio Nobel de la Paz, estuvo hospitalizado del 8 al 26 de diciembre por una infección pulmonar, y luego para que le extirpasen cálculos biliares. Después regresó a su casa, en un suburbio de Johannesburgo.

Desde entonces, la presidencia sudafricana y su familia afirman regularmente que está bien y que se recupera tranquilamente.

El ex presidente tiene antecedentes de problemas respiratorios que se remontan a cuando contrajo tuberculosis durante su estancia en la cárcel como prisionero político. Pasó 27 años en prisión, 18 de ellos en Robben Island, frente a Ciudad del Cabo.