Al conocer Clemente de la ruina que generó el terremoto de Managua en 1972, no dudó en extender su solidaridad, y conociendo que la dictadura de Anastasio Somoza Debayle se estaba aprovechando de las donaciones internacionales, decidió viajar a Nicaragua para traer personalmente la ayuda la noche del 31 de diciembre de ese año, lo que no fue posible debido a que el avión en que venía de Puerto Rico se desplomó a pocos metros de la isla presuntamente por sobrecarga.    

“La esposa le dijo que no viniera, la esposa le dijo ‘no vayas Roberto’, y él dijo ‘no, yo voy a ir porque se están robando la ayuda y a mí no me la van a robar. Yo tengo que llevarla’; y él se montó en el avión. El avión cayó cerca de la isla, en Puerto Rico, no voló mucho, pero a él nunca lo encontraron”, recuerda haber conocido el cronista deportivo, Enrique Armas, a través de los medios de comunicación de la época.  

Clemente en el ‘Mundial Nicaragua Amiga 72’

Armas detalló que el pelotero estuvo en Nicaragua desde mediados de noviembre hasta la primera semana de diciembre de 1972; su visita se debió ni más ni menos que para participar del gran juego leyenda ‘Nicaragua Amiga 72’, como se le conoció al Mundial de Béisbol acontecido en este país durante ese tiempo.

“Clemente vino como Manager de la selección de béisbol de Puerto Rico al Campeonato mundial que se hizo aquí, que fue el campeonato mundial ‘Nicaragua Amiga 72’, a ese campeonato vinieron 16 equipos, entre ellos Cuba, Puerto Rico, Nicaragua, Panamá, Estados Unidos, Dominicana, y el primer campeonato al que vinieron los asiáticos”, indicó.

Armas recuerda que para este mundial la figura principal fue Roberto Clemente, pero además estuvieron otras personalidades de la selección cubana tales como  el jardinero izquierdo Armando Capiró, el jardinero derecho Wilfredo Sánchez y el Centerfielder, Fermín Lafita; en un juego legendario en que Nicaragua salió victoriosa ante Cuba.

“En ese mundial la figura fue Clemente, fue la gran atracción, porque él venía de pegar su hits número 3 mil en Grandes Ligas ese año, es la cifra que divide al pelotero ordinario y al pelotero estrella. Clemente jugaba con los Piratas de Pittsburgh, ese era su equipo. Y Clemente jugaba en Jardín Derecho. Y la fama que tenía era de excelente bateador y de excelente fildeador, era el pelotero latino estrella en esos tiempos”, explicó el cronista nicaragüense.

Si se hubiera anticipado el terremoto del 72...

Enrique Armas detalló que luego de morir Roberto Clemente, los nicaragüenses comienzan a reflexionar qué hubiera pasado si el terremoto del 23 de diciembre de 1972 hubiera ocurrido apenas unas semanas antes, cuando en Nicaragua se encontraban los equipos de béisbol que participarían en el Mundial ‘Nicaragua Amiga 72’ hospedados en el famoso Hotel Balmoral.

“Si el terremoto hubiera sido tres semanas antes, aquí se hubieran muerto quién sabe cuántos de cada equipo. Hubiera sido terrible. El Balmoral quedaba sobre la propia Avenida Bolívar, por donde está el Parque Luis Alfonso Velásquez. Y aquí había gente de Alemania, Italia, Cuba, Brasil, Estados, Unidos, Japón, Taiwán, Puerto Rico, Dominicana, Canadá, Venezuela, Colombia, Las Antillas”, expresó Armas.

Para el cronista deportivo, Roberto Clemente fue un hombre con un notable lado humanista, por lo que tenía mucho acercamiento con los sectores populares; además de ser un gran defensor de los derechos de los más oprimidos.   

“El final de Roberto Clemente fue algo que por supuesto nos dolió a todos, pero fue algo que representa exactamente lo que era Clemente, un hombre con una gran sensibilidad humana. Desde que comenzó en las Grandes Ligas era un luchador por los derechos de los peloteros latinoamericanos; cuando Roberto Clemente comenzó en Grandes Ligas a él lo discriminaban mucho por negro, por latino y por ser buen pelotero, porque los gringos no les gustaba eso”, concluyó.

El primer latinoamericano en el Salón de la Fama

Un año después de muerto, el pelotero dominante de los años 60´s es reconocido a nivel mundial, al ser incorporado a en el Salón de la Fama del Béisbol, siendo el primer latinoamericano en ostentar esa posición. En una ocasión, Roberto Clemente dijo a la prensa internacional que “Cuando tienes la oportunidad de mejorar cualquier situación, y no lo haces, estás mal gastando tu tiempo en la tierra”, por lo que hasta la fecha ha sido un ejemplo a seguir por muchos otros deportistas y humanistas del mundo entero.