El tradicional festejo de las purísimas es una de las fechas más importantes para los nicaragüenses, principalmente para los fieles católicos que año con año le cantan y le rezan a la Virgen Concepción de María.

También es una oportunidad para el comercio, sobre todo para la venta de aquellos productos nacionales que son repartidos en cada purísima realizada, y meramente los que tienen que ver con lo típico y propio de nuestras raíces.

El municipio de El Viejo, en Chinandega, es cuna de las festividades marianas y lugar de reposo de la Gran Patrona de Nicaragua, la Virgen del Trono. Pero también es tierra de hombres y mujeres promotores de la cultura nacional en lo que respecta a la gastronomía, pues se le ha conocido por años como el sitio donde se elaboran riquísimas y crujientes rosquillas como un deleite al paladar de los comensales.

En este mes de diciembre los pequeños negocios dedicados a elaborar estas exquisiteces aumentan su demanda, ya que reciben muchos pedidos no solo del municipio sino de otros lugares de Nicaragua.

dulces

Rosquillas Reyes es administrado por la quinta generación de esta familia rosquillera que data de 1875, cuya popularidad ha trascendido más allá de El Viejo, ya que sus productos no solo se comercializan en esta ciudad, sino en otros departamentos y fuera de nuestras fronteras.

En este negocio, que carga toda una historia, se elaboran una diversidad de productos a base del maíz, como rosquillas y viejitas, hojaldras, rosquetes, pupusas tostadas, cosa de horno o bollo y marquesotes.

El toque y sabor único que le dan los ingredientes complementarios a la masa de maíz, como el queso, la manteca, huevo y sal hacen que llevárselas a la boca sea un deleite al paladar.

En este mes de diciembre el trabajo de 11 colaboradores en Rosquillas Reyes incrementa porque el número de pedidos es mayor, ya sea por la afluencia de turistas que llegan por la Lavada de la Plata, residentes de El Viejo que retornan de otros países o bien por la celebración de las purísimas.

dulces

“Diciembre para nosotros significa mucho trabajo y tenemos que trabajar con mucha energía y entereza porque debemos entregar un servicio de calidad”, expresó Tamara Tercero, actual administradora del negocio.

Generalmente trabajan un quintal y medio de maíz, pero incrementarán a dos quintales ya que es mayor la demanda y no dan abasto, confesó Tercero.

Los diferentes productos que elaboran los venden en empaques que tienen un costo de 10 a 100 córdobas, según el tamaño o la cantidad que el cliente desee. Lo comercializan ahí mismo en la casa donde son elaborados, que se sitúa del Pali 25 varas al sur y también a través de intermediarios que venden en El Viejo u otras ciudades vecinas.

Dulces tradicionales

Pero no solamente El Viejo se trata de rosquillas y viejitas, también se puede encontrar el famoso ayote en miel y gofios, que forman parte de la “gorra” que se reparte en las festividades marianas de la Purísima.

En el barrio Hermanos Real Espinales encontramos en su casa de habitación a doña Carmen Cecilia Picado en plena faena, preparando el placentero y dulce típico del ayote en miel que lleva un tiempo de cocción como máximo de 8 horas hasta que quede en conserva.

Nos dijo que lleva más de 30 años haciendo esta receta que aprendió de su mamá y para la temporada de las purísimas hace varios ayotes, entregándolos por pedidos de cien pedazos. Cada trozo es vendido en 10 o 15 córdobas.

dulces

“Ahorita esta temporada es bastante fuerte. Es la de las purísimas (…), esperamos en Dios, que, sí haya buena venta”, expresó Picado.

Ella nos explicaba los pasos de preparación del ayote en miel, que implica principalmente, en lavar el ayote y partirlo para hacer los trocitos que se colocan en un perol, luego se coloca el dulce en trozo, clavo de olor y canela. Posteriormente se coloca otra capa con el mismo procedimiento.

Doña Carmen también ofrece su servicio de hacer el ayote en miel, es decir, que quien desea que se lo prepare ella se lo hace, solo le dan el producto y ella solo cobra la mano de obra.

Otra protagonista de los dulces es doña Rosa Haydee Medina, quien lleva 40 años de hacer el tradicional gofio a base pinol y dulce, siendo uno de los productos típicos mayormente repartidos y consumidos en las purísimas.

dulces

Explicó que el procedimiento es sencillo, empezando con la molida del maíz con canela, anís, clavo de olor y pimienta para hacer el pinol. Luego en un perol se pone a derretir el dulce en agua, cuando está en su punto ni muy espeso ni chirre, así caliente se va aplicando al pinol hasta formar una pasta o masa, la cual se extiende como una tortilla, una vez lista se espolvorea pinol y luego se procede a hacer los trocitos en forma de rombo.

Cuenta que la receta la aprendió de su mamá y una vez que falleció, fue que ya la empezaron a buscar a hacer este dulce. Actualmente recibe apoyo de sus hijas en la elaboración, quienes también han aprendido la receta.

Esta señora con sus prodigiosas manos, generalmente elabora 500 gofios, sin embargo, cuando es temporada fuerte como las purísimas, llega a realizar hasta 3 mil unidades de gofio.

La comercialización es a través de pedidos o encargos de personas de El Viejo y Chinandega que llegan hasta su vivienda, ubicada de Rosquillas Reyes 3 cuadras abajo 25 varas al Norte.

dulces

dulces

dulces

dulces

dulces

dulces

dulces

dulces

dulces

dulces

dulces

dulces

dulces

dulces

dulces

dulces

dulces

dulces

dulces

dulces

dulces

dulces

dulces

dulces