Los pobladores de Altagracia en la isla de Ometepe iniciaron sus fiestas locales con el tradicional atol de San Diego, donde los promesantes participaron en el baile del Zompopo y las familias elevaron sus plegarias y pidieron milagros.