“El Tu-204 se salió de la pista de aterrizaje en el aeropuerto Vnukovo y se incendió a las 16:35”, informó una fuente del Departamento de Transporte del Ministerio del Interior.

Dos de los fallecidos son el capitán y un copiloto. Uno de los heridos, una mujer de 27 años de edad, murió durante el traslado al hospital.   

Los cuatro supervivientes se encuentran en estado grave por traumatismos craneoencefálicos, según el Ministerio de Salud.  

Entre los restos del fuselaje permanecen atrapadas tres personas pero se desconoce en qué estado se encuentran, informa Interfax.

Según el Ministerio de Emergencias, dos personas están heridas de gravedad. Sin embargo, la agencia Interfax informa de una mujer hallada sin vida entre los restos del avión.

El avión de la aerolínea rusa Red Wings volaba procedente de la República Checa. Al vuelo RW9268 procedente de Pardubice se le incendió una turbina derecha durante el viaje.

Según la investigación preliminar, el avión se estrelló durante el segundo intento de aterrizaje. La nave salió de la pista y llegó a una autopista colindante, donde se partió en tres y se incendió.

Los bomberos extinguieron el fuego que se había extendido en un área de 100 metros cuadrados.  

Varios testigos aseguraron haber visto desde lejos una estela de humo detrás de la aeronave, mientras bajaba.

“La parte delantera del avión yacía atravesando la mitad de la autopista y tenía la aleta derecha encendida”, describió un conductor a la agencia de información Interfax.

Otro conductor atestiguó que cuando vio a la aeronave estaba casi vacía. “El fuselaje del avión estaba en la carretera. Una cosa atrajo mi atención es que no estaba muy dañado y en su interior, donde tendrían que estar sentados los pasajeros, no había nadie, las plazas estaban vacías”, relató.

La Policía ha acordonado la zona.

El aeropuerto de Vnukovo ha suspendido todas las salidas y ha redirigido las llegadas a otros aeropuertos.  

El primer ministro, Dmitri Medvédev, ha ordenado la creación de una comisión de investigación.

Una investigación criminal ha sido abierta para esclarecer si ha habido incumplimiento de las normas de seguridad aérea.