Las naranjas y limones dulces son dos de los productos que integran la “gorra” que se reparte en las tradicionales celebraciones de Las Purísimas y Gritería en honor a la Virgen Concepción de María.

En el municipio de San Marcos del departamento de Carazo, la cosecha de estos cítricos se encuentra lista para ser cortada y comercializada.

Alexander Calero, productor de limón y naranjas en la comunidad San José de los Campos, de San Marcos, expresó que el mes de diciembre es una de las temporadas altas para ellos como productores, porque estos cítricos se regalan en Las Purísimas.

Calero mencionó que la cosecha que levanta cada año la vende en los mercados de Managua, Jinotepe y Masaya. También a clientes que celebran La Gritería que llegan hasta su finca a comprarle el producto.

Este productor cuenta en su finca con 120 árboles de limón dulce y 155 de naranjas, los cuales cada año le dejan alrededor de 3 mil limones y entre 10 mil y 12 mil naranjas.

Escultor de imágenes

A pocos días que empiecen a celebrarse Las Purísimas, quienes las celebran y desean comprar una imagen de la Virgen tienen varias opciones para adquirirlas. También están los escultores que se dedican a trabajar imágenes, cuyas solicitudes se hacen de manera más personalizadas.

En el Reparto José Sánchez Salazar de Jinotepe, encontramos a don Roberto Salinas con su cincel y mazo en mano, esculpiendo una imagen en madera en el fondo del patio de su vivienda.

El sonido de cada golpe en la pieza de madera en el mismo sitio o en las curvaturas de la misma, hace que poco a poco se logre dar con el aspecto de una imagen sacra.

Este trabajo lo repite una y otra vez en cada trabajo especial que se le solicite cuando es madera. Don Roberto es uno de los pocos escultores que se dedican a crear imágenes a través de la madera tallada. También trabaja el cemento y el mármol.

Cuenta que su pasión por la escultura empezó desde que tenía como 8 años, pero es hasta 2002 que se dedica en lleno a trabajar en ello.

Don Roberto elabora todo tipo de imágenes en tamaños diferentes, entre ellos los nacimientos usados para Navidad y vírgenes, cuyos precios varían según el tamaño y pueden llegar hasta los mil dólares.