En declaraciones a Prensa Latina, el abogado querellante en el caso, Nelson Caucoto, quien representa a la familia de la víctima, afirmó que el gran desafío es llegar a la condena, pero dijo estar consciente de los obstáculos que se avecinan.

"Hay evidencias suficientes para que sean condenados", expresó el letrado, quien a nombre de la familia de Jara manifestó satisfacción porque luego de casi cuarenta años se pueda llegar a desenmascarar toda la verdad de los hechos y los responsables sean enjuiciados.

Caucoto calificó de paso transcendental la orden de arresto emitida este viernes, luego de una pesquisa que definió como muy compleja, ya que se investigaron sucesos de hace más de 38 años.

El magistrado de la Corte de Apelaciones de Santiago Miguel Vázquez encausó a siete exoficiales por ser autores y cómplices en el asesinato del cantautor, muerto cinco días después golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, encabezado por el general Augusto Pinochet.

Los acusados como autores del crimen son Hugo Sánchez y Pedro Barrientos, en tanto Roberto Souper, Raúl Jofré, Edwin Dimter Bianchi, Nelson Hasse Mazzei y Luis Bethke Wulf son los cómplices.

El juez dictaminó el arresto internacional de Barrientos, por encontrarse fuera de Chile, y la conducción del resto del grupo al Primer Batallón de Policía Militar.

Tras la asonada golpista, la entonces Universidad Técnica del Estado fue cercada por tropas del Ejército, que ocuparon el recinto y apresaron a estudiantes y profesores, quienes fueron conducidos al Estadio Chile, centro deportivo que en la actualidad lleva el nombre de Victor Jara, y que a la sazón fue convertido en centro de reclusión, tortura y muerte.

Entre los profesores apresados se encontraba el cantautor, quien fue reconocido por sus captores, interrogado y golpeado.

Su cadáver fue hallado junto a otros tres cuerpos en las cercanías del Cementerio Metropolitano días después, víctima de más de cuarenta impactos de bala, según los exámenes médicos realizados.

En mayo de 2009, la Corte de Apelaciones de Santiago ratificó el encarcelamiento de José Adolfo Paredes, un soldado que participó en la tortura y asesinato del artista.

Paredes, quien tenía 18 años de edad cuando ocurrió el crimen, confesó su participación en los hechos y confirmó que al cantautor le cortaron las manos antes de asesinarlo, hecho con el cual intentaron hacer ver que silenciaban su música.

El ex soldado declaró que Jara fue muerto por un disparo en la cabeza de un oficial del Ejército, pero luego fue acribillado a balazos.