La selección croata hizo bueno el 4-1 de la ida y se clasificó para el Mundial de Rusia-2018 después de arrancar un empate sin goles ante Grecia, este domingo en el partido de vuelta de la repesca europea disputado en Atenas.

Será la quinta ocasión en la que Croacia dispute una fase final de un Mundial desde que es país independiente (1991) y cuenta con el tercer puesto en Francia-1998 como resultado más destacado.

Los griegos, tras el resultado encajado en Zagreb el pasado jueves, buscaron un gol rápido que les permitiese meterse en la eliminatoria y lo intentaron con disparos lejanos de Anastasios Bakasetas (13) y Sokratis Papastathopoulos (18), pero en ambos casos el balón se marchó desviado de la portería que defendía Danijel Subasic.

Croacia intentaba defenderse con el balón, para mantener a los griegos lejos de su arco, aunque tampoco se mostraba peligroso ante la portería helena, salvo un disparo de Ivan Perisic que salió pegado al palo (28).

El duelo se animó en los últimos compases del primer tiempo, primero con un ataque griego en el que Subasic arrebató la pelota a Panagiotis Restos cuando el delantero hubiese podido rematar solo (41) y poco después los croatas respondieron con un zurdazo desde fuera del área de Perisic que se estrelló en el palo de Orestis Karnezis (43).

Tras la pausa, la situación apenas cambió. Los croatas lograron dormir el partido y el único peligro que lograban crear los griegos era con disparos lejanos, como el que intentó Kostas Mitroglou que se marchó fuera (59).