Aquí también se encuentra la Cooperativa Multifuncional Cacaotera La Campesina R.L. una asociación de 208 productores de cacao orgánico que desde el año 2000 depositaron en el cultivo del cacao sus esperanzas de desarrollo económico y social.

A 12 años de haber iniciado aquella empresa, los productores y productoras reconocen la potencialidad que la producción de cacao tiene para generar recursos económicos, logrando constituirse en un producto de exportación con suficiente demanda a nivel internacional.

Con el apoyo del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, a través del Instituto de Desarrollo Rural (IDR) la cooperativa La Campesina ha alcanzado importantes logros en el desarrollo de la producción cacaotera en Matiguas, esto fue confirmado por Denis Escorcia, Gerente General de la Cooperativa.

Según Escorcia desde el  año 2007 la cooperativa empieza a experimentar un crecimiento en sus exportaciones hasta alcanzar los 5 mil quintales de cacao, en su mayoría comprados por Ritter Sport, una empresa alemana que fabrica chocolates, la cual considera que el cacao nicaragüense es de calidad superior en Centroamérica.

“A partir del año 2009, muchos productores  por el crecimiento, la estabilidad de precios del cacao, la demanda de la empresa internacional  ya se empezó a sembrar mayores áreas de cacao, en el 2009 se establecieron las 300 manzanas de cacao y ahorita se está apoyando a un pequeño grupo de productores que van a sembrar 290 manzanas de cacao” afirmó Escorcia y agregó que eso va a garantizar tener mayores volúmenes de producción en unos 3 años.

Sin embargo la producción de cacao todavía necesita crecer más y desarrollarse. Para ello Escorcia indicó que es necesario continuar fortaleciendo la asesoría técnica; obtener más financiamiento; e incorporar nuevas tecnologías que permitan controlar las enfermedades y plagas que se presentan en algunos cultivos.

No obstante los agricultores consideran que la producción de cacao  ha generado algún interés entre otros productores quienes comenzaron a experimentar con la siembra de cacao en sus fincas, de esta manera la cooperativa atiende a 142 productores de los municipios de Río Blanco, Muy Muy y Bocana de Paiwas, que le venden su producción de cacao a un precio justo.

Actualmente la tonelada de cacao orgánico que comercializa la cooperativa se cotiza en 3 mil 400 dólares, pero hace algunos meses  el precio alcanzaba los 4 mil dólares por tonelada.

La baja en el precio se debe a las fluctuaciones del mercado y de los precios internacionales de este producto. Sin embargo los productores consideran que el precio sigue siendo muy bueno comparado con las ganancias que dejan otros productos tradicionales que son más reducidas.

Asistencia técnica ha mejorado calidad y rendimiento de cacaotales

Junto al esfuerzo que hacen los productores para que sus cosechas se mantengan certificadas como orgánicas, el apoyo técnico que ofrece el Instituto de Desarrollo Rural (IDR) ha sido decisivo para mejorar la producción.

Deiglis Blandón, encargado de certificación orgánica y técnico de capacitación, explicó que por medio de la Cooperativa La Campesina, los productores reciben apoyo y asistencia técnica.

“Anteriormente, los rendimientos andaban de 4 a 3 quintales por manzana, la mayoría de la producción  se la llevaban  la ardía  y la mazorca negra que son las principales enfermedades del cacao, pero hoy con la asistencia técnica que se ha brindado por medio de la cooperativa hemos logrado aumentar la productividad  por manzana, pasando de 3 o 4 quintales a 8 quintales por manzana y tenemos rendimiento de hasta 22 quintales por manzana con algunos productores” explicó.

Según Blandón, eso significa que la asistencia técnica ha llegado a los productores quienes han puesto en práctica los conocimientos aprendidos y ahora ven los resultados positivos de todo el proceso.

“Este cacao es local, solo que se han ido mejorando  en cuanto a identifica arboles élites, arboles padrote para que de ahí sacar semilla para posteriormente reproducir con características muy  similares que sean muy productivas y muy resistentes a enfermedades en esta zona que es bastante tropical y la lluvia persiste” dijo Blandón.

Asimismo explicó que en Nicaragua hay zonas que tienen las condiciones óptimas para la producción de cacao, pero  en muchos casos esas zonas de están subutilizando.

“Hay áreas que se deberían utilizar más en este tipo de rubro y la gente lo está utilizando en otro tipo de rubro como la ganadería en zonas muy accidentados donde no hay muy buenos resultados”.

El especialista indicó que en muchos casos el cacao es un cultivo que se puede alternar con el bosque y explicó que se pueden desarrollar sistemas agroforestales y diseños de parcelas bajo sombra que ayudan a que la frontera agrícola no avance.

Cacao es un rubro importante para productores locales

Antes de llegar a Río Blanco se ubica la Finca la Campana, propiedad de Armando Chavarría. Luego de cruzar un riachuelo y subir un cerro nos encontramos en el cacaotal de su propiedad.

Desde la cima la vista es espectacular, se ven las montañas de la zona y la carretera. En la parte boscosa, bajo la sombra de grandes árboles, se comienzan a ver las mazorcas de cacao, brillantes y bien sujetas de los cacaoteros, algunos pequeños, otros grandes y frondosos.

Al conversar con el productor nos explica que desde hace 8 años el comenzó a cultivar cacao. “Al inicio trabajaba sin asistencia técnica, mi cacao era poco productivo, no tenia manejo de poda, manejo de sombra, manejo de nada” comentó.

A pesar que su producción era de bajo rendimiento y no tenía la calidad requerida, Armando asegura que con la asistencia técnica su cacaotal fue mejorando en cuanto a calidad y rendimiento.  

Ahora considera que “es un rubro muy importante y he salido adelante y así me he mantenido”.

El pequeño productor comenta que gracias a la asistencia técnica he logrado establecer una finca diversificada. “Tengo ganado, áreas para sembrar maíz, frijoles, pero si me dedico más al cacao porque me renta mas... He estado vendiendo a un precio justo entonces me resulta mejor” aseguró.

Entre los planes de este productor esta establecerse con 10 hectáreas para cultivar cacao.

“A puro esfuerzo cuesta pero si te meten la mano y te apoyan es mucho mejor” indica Armando al considerar que el apoyo que ha recibido por medio de la cooperativa, el Gobierno Sandinista y el IDR ha sido importante para desarrollar la producción.

Igualmente el productor Arnulfo Molina indicó que para este año piensa agregar una manzana más de cultivo a las dos manzanas que actualmente trabaja en su finca.

“El cacao produce casi todo el año” precisó y comentó que es un producto que da suficiente plata (dinero). En su caso detalló que al año la venta de cacao le genera ingresos superiores a los 40 mil córdobas.

Producción de cacao bajo estricto control de calidad

En el centro de acopio de la cooperativa se recibe el cacao en baba, actualmente la capacidad de acopio es de 50 quintales cada 8 días.

El cacao en baba es depositado en cajones para fermentarlo, constantemente se mide la temperatura la cual debe alcanzar entre los 45 y 50 grados centígrados.

Luego del proceso de fermentación el cacao es tendido para su secado, lo cual le restará humedad.

Una vez que el cacao está seco se procede a realizarle las pruebas de catación, donde se le realizan pruebas de olores, humedad  y corte, con lo cual la cooperativa garantiza que el cacao que comercializa es orgánico y de alta calidad.