Ayer, la compañía canadiense publicó sus estados financieros para el tercer trimestre fiscal que superaron las expectativas de los analistas de Wall Street. El consenso de los financieros de Nueva York era una utilidad de 2.660 millones de dólares y una perdida ajustada de 35 centavos por acción. El desempeño real de RIM dejó utilidades de 2.700 millones de dólares y una perdida ajustada por acción de 22 centavos por acción. En otras palabras, la compañía tuvo un periodo mejor al esperado por Wall Street.

Sin embargo, entre ayer y hoy, el título valor ha caído 15%. Hay varias razones para el fuerte desplome de la acción de la compañía de telecomunicaciones. Thosten Heins, CEO de RIM, después de la publicación de los resultados, habló con medios y analistas para explicar los pormenores del reporte y los cambios que vienen en 2013. Una de los temas que más preocupa al mercado es el cambió en el modelo de servidores que tiene RIM.

Uno de los productos más rentables para RIM es el BlackBerry Enterprise Server, que maneja la seguridad y la comunicación de las empresas. La compañía va a cambiar los precios y el modelo para ofrecer diferentes paquetes que se ajusten a las necesidades de sus clientes. Eso tendrá un impacto negativo en ese flujo de ingresos, ya que “no todos los clientes enterprise optarán por el paquete más costoso”, aseguró Raymond James, analista de Tavis McCourt. El negocio de servidores, según varios analistas, representa el 90% de las utilidades de RIM.

Pero el desangre no termina ahí. La misma compañía aseguró que, por primera vez, su base de usuarios disminuyó; pasó de 80 a 79 millones. CNET asegura que aunque relativamente son pocos usuarios, si muestra un panorama preocupante. “El número puede ser bajo en relación con el total de usuarios, pero es un indicador crucial que demuestra que el crecimiento en mercados emergentes ya no es suficiente para balancear la disminución en mercados maduros”, explica el portal de tecnología.

Encima de todo lo anterior está la sombra del nuevo sistema operativo. BlackBerry 10 es visto como el flotador para que la empresa sobreviva la tormenta, pero todavía no se sabe si este funciona. Además, en el horizonte están dos Titanics como Google (con sus respectivos OEM) y Apple, que actualmente dominan el mercado.

Y, sinceramente, RIM la tiene cuesta arriba. Saliéndose un poco del plano de tecnología y diseño, la verdadera genialidad de Apple y Google fue crear unas barreras de salida muy altas. En la industria de celulares, las dificultades para cambiar de servicio siempre las ponían los operadores. Los cláusulas de revisión de contratos, anteriormente, el cambio de número y la inercia que lo mantiene con el mismo proveedor eran algunas de ellas. Pero hasta la llegada de iOS y Android, cambiar de aparato no tenía ninguna barrera.

Con las tiendas de aplicaciones, iOS y Android crearon una gigante barrera, casi insuperable. Bajando el tema al consumidor común y corriente, no tan ‘geek’, el diseño y la funcionalidad de un Android o un iPhone son factores menos importantes a la perdida en la inversión histórica en aplicaciones. Ese jardín cerrado del que hablábamos el otro día cada día es más claustrofóbico.

Por eso la pendiente que tiene RIM enfrente es todavía más empinada. Además de tener que atraer nuevos consumidores con un producto innovador y cautivante, necesita hacerlo tan atractivo que valga la pena trepar el muro del jardín.

Lo peor de todo es que RIM no puede controlar todo el ecosistema. A su lado están los desarrolladores, cruciales para la madurez de la plataforma. Y ellos, incentivados, correctamente, por el dinero, invertirán su trabajo en la plataforma que más réditos les genere. ¿Será esa BlackBerry 10?