Es del color de verde que mejor identifica el de Buzz Lightyear, de la amada serie Toy Story de Disney, y por supuesto ayudará a que viajen ‘al infinito y más allá’. Pero, en serio, fue creado con el objetivo de mejorar la movilidad en el espacio de los viajeros espaciales. Lo único que le falta son las alas que se despliegan de la espalda al presionar un botón y, por supuesto, un rayo láser.

A diferencia del traje que normalmente se usa en la Estación Espacial, este se puede utilizar tanto en el espacio como en las superficies de los planetas, lo que ahorra tiempo. Cuenta además con un un sistema de soporte de vida que limpia de dióxido de carbono el aire que se respira, lo que les evita cargar con latas llenas de hidróxido de litio, un compuesto químico que absorbe el CO2.

Estaría listo para ser utilizado en el 2015, y es el tercero en la historia de la NASA. En este momento, están realizando todo tipo de pruebas sobre él. La idea es que este permita nuevas misiones de exploración en el futuro.