Desde tempranas horas de este 2 noviembre, Día de los Fieles Difuntos, las familias de la ciudad de Granada, se desbordaron con amor y nostalgia, a visitar a sus deudos que descansan en la eternidad en el Cementerio general de esta ciudad.

Con ofrendas florales en manos, herramientas para realizar limpiezas, y con la alegría de visitar a sus difuntos, así era el ir y venir de la ciudadanía, que todos los años invaden el cementerio de Granada, uno de los Campos Santos más grande de Nicaragua.

Estamos visitando a los que nos dejaron, y se fueron a la presencia del Señor, le venimos a rendir tributo, homenaje, a los restos de ellos, porque lo que está aquí, es la carne convertida tierra, a ellos le venimos a ponerles sus flores”, expresó el señor Martín Mendoza.

Aún con la tristeza en el alma, y lágrimas en los ojos, la señora María Luisa Arias, dijo que el 2 de noviembre es un día especial para ella, porque le da muchos sentimientos que le provoca llorar, pero no le impide visitar constantemente a sus difuntos, especialmente cada 2 de noviembre.

En honor a nuestros deudos que tenemos aquí, a mi mamá, a mi papá, mis hermanas, siempre venimos para el día de las madres, día del padre y los 2 de noviembre estamos aquí”, aseveró el señor José Antonio Cordonero, mientras limpiaba y enfloraba las tumbas de sus familiares.

Los visitantes este año destacaron las mejoras que el gobierno municipal realizó en los distintos accesos a este Campo Santo, considerado como un museo al aire libre, y declarado Patrimonio Histórico y Artístico de la Nación por la Asamblea Nacional el 30 de octubre del 2012.

Para este día, la Juventud Sandinista y las autoridades municipales, como todos los años, depositaron ofrendas florales a las tumbas de los héroes y mártires que descansa en este cementerio, y por la tarde se ofreció una misa campal en homenaje a los fieles difuntos que están enterrados en este Campo Santo.