En ocasión al Día de los Fieles Difuntos, jóvenes del Movimiento Cultural Leonel Rugama de Juventud Sandinista, desarrollaron este jueves una velada artística cultural en homenaje a los héroes y mártires del Batallón 3062, en el cementerio Periférico de Managua.

Los jóvenes y las madres de los héroes, colocaron ofrendas florales sobre las tumbas y monumentos de los 23 caídos en combate un 27 de febrero de 1983 en San José de las Mulas (Matagalpa).

Durante el acto central, el Padre Antonio Castro, quien ofreció las palabras al Altísimo, manifestó que este 2 de noviembre no es un día de los muertos, sinoEl Día de la Vida”.

Para alcanzar esa vida tenemos que pasar por la muerte. Para poder vivir, y llegar a esa vida plena hay que saber morir. Hoy celebramos el Día de la Vida, pasando por toda esta dimensión de la muerte”, dijo el líder religioso.

En alusión a los héroes y mártires del batallón 3062, el Padre Castro, expresó que no “no se puede olvidar a aquellos que por amor, olvidaron sus vidas”.

El mundo está sediento de amor, y estos héroes son testimonio vivo de ese amor a Dios, a la patria, a su pueblo, a sus hermanos. Ellos dieron la vida por Nicaragua, para que pudiésemos tener vida y paz”, sostuvo.

La compañera Griselda Rivas, del Movimiento Cultural Leonel Rugama, valoró este tributo y reconocimiento a estos héroes.

Estamos reconociendo la vida, y el legado de cada uno de nuestros héroes y mártires, por quienes hoy estamos viviendo esta Nicaragua libre, la Nicaragua bendita de todos y todas”, manifestó.

Durante este tributo cultural y artístico, dijo que esta juventud reconoce la labor de nuestros santos difuntos, nuestros héroes y mártires.

Este reconocimiento lo estamos haciendo a través de este hermoso acto cultural, y a través de la alegría, la paz, la solidaridad y el respeto que todos ellos se merecen”, refirió Rivas.