En el barrio Pancasán de Masaya don Beymar Sánchez ha establecido su negocio de artesanías, donde aprovecha las irregularidades de la madera para formar un concepto cautivador en cada obra de arte.

A la madera la damos vuelo, y eso es lo que atrae, las vueltas que le damos, ¡es lo abstracto!, al accidente de la madera le sacamos provecho y belleza” explica Sánchez.

Es padre soltero y por 6 años ha puesto en marcha su ingenio y creatividad para sacar adelante a sus hijos con su emprendimiento, y apetito por trabajar y prosperar.

Beymar relata que cuando los turistas extranjeros ven sus piezas reaccionan ¡Oh my God!, entonces digo yo: “Les gustó, porque lo que ellos buscan en las piezas son las irregularidades en medida, en forma, en colores, a ellos les encanta la pieza única y original” alega.

En otros Gobiernos los artesanos no contaban con apoyo, pero desde que Daniel y Rosario asumieron la dirección del país, los pequeños artesanos se han sentido respaldos.

Emprendedores y artesanos siguen siendo capacitados a través del Ministerio de Economía Familiar, Comunitaria, Cooperativa y Asociativa en coordinación con el INATEC, desde entonces la preparación técnica de Sánchez ha mejorado al igual que la calidad de sus piezas abstractas y llamativas.

Sánchez poco a poco se va adentrando al mundo de las redes sociales como artesanías Erick, para potencializar sus ventas dentro y fuera del país.