Su Eminencia Cardenal Leopoldo Brenes realizó este domingo en la Catedral de Managua, una misa en Acción de Gracias por los 50 años de la Renovación Carismática a nivel mundial y 45 de estar en Nicaragua.

Al templo católico asistieron centenares de fieles cristianos, quienes pudieron compartir y celebrar el gozo en el Espíritu Santo.

El Cardenal mencionó que es un momento hermoso, para los hermanos nicaragüenses que a lo largo de 45 años se han dejado conducir por el Espíritu y sentir su presencia a través de la renovación carismática.

Nosotros hoy unidos al Santo Papa, también hemos querido darle gracias al Señor por esta acción. El Papa Francisco decía: 50 años del Movimiento Carismático Católico, una corriente de Gracia del Espíritu”. manifestó el Cardenal.

Explicó que es de Gracia, porque no tiene fundador, ni instituto, ni tiene autoridad ni Gobierno, porque el fundador y los estatus es el Espíritu Santo y quien gobierna es Él mismo.

Mencionó que se deben conducir como un río, porque la Iglesia no debe ser cerrada como laguna. Como ríos que corren y con sus corrientes van sembrado el verdor del campo, “al celebrar estos 50 años de la Renovación Carismática también ha sido como una labor permanente”, indicó.

Durante su Homilía, manifestó que la base para la labor misionera, el gozo, la alegría, está en el amor de Dios. Y la gran misión de la Iglesia es transmitir el amor misericordioso de Dios y que cada uno sientan esa experiencia.