Durante los últimos días y este domingo, el pueblo de Masaya ha sacado a relucir su folclor y sus expresiones culturales como el Torovenado del Pueblo que fue puesto en escena con decenas de disfraces y cuadros culturales llenos de originalidad, sátira, comedia y colorido,

Una réplica en miniatura de San Jerónimo, el doctor que cura sin medicinas y Santo Patrono del pueblo de Masaya, acompañó a los tradicionalistas por las calles de la ciudad, que se llenaron de música y de nicaragüenses, que rieron, se divirtieron y gozaron con todo lo visto.

En estas tradiciones los masayas echan a volar su imaginación con toda clase de atuendos y disfraces, que en su gran mayoría muestra la vida cotidiana de las familias.

Durante el desfile se pudo apreciar infinidad de personajes como Las antiguas lavanderas de Monimbó, el rinconcito matancero del barrio San Jerónimo integrado por decenas de jóvenes que de esta manera rindieron homenaje a los adultos mayores que todos los domingos llegan a bailar y distraerse con música de la Sonora Matancera.

Igual desfilaron muchos personaje de Los Agüizotes con sus tétricas máscaras de ultratumba, las tradicionales vende tortillas y nacatamales de Monimbó, las muñecas de trapo de Masaya recobraron vida con sus coloridos trajes, las brujas y hasta una serpiente humana se mezcló entre los asistentes de este toro venado, uno de los cinco que existen en Masaya.

El colorido desfile inició a las 11 de la mañana desde la plaza de la Iglesia Magdalena, recorrió la calle principal de la ciudad, hasta llegar al parque, y culminaba hasta la cinco de la tarde, con un derroche de tradiciones.

Génesis Hernández, representó junto con su cuñada Analaura Sequeira, las famosas y muy queridas muñecas de trapo, que con sus llamativos atuendos de muchos colores, fueron una atracción muy agradable para los asistentes.

No es la primera vez que Hernández participa en el Torovenado, motivada por mantener viva la tradición y costumbres de su ciudad. “Esta es una tradición de mi ciudad y para mi es muy importante mantenerla viva, he querido participar de la manera más tradicional posible”, dijo Hernández.

El tradicionalista y periodista cultural Wilmor López, resaltó que cada uno de los cincos torovenados de Masaya, destacan las expresiones culturales, la cual ensalzan con mucha ironía, crítica y sátira.

El torovenado puede ser una persona y también podes ver todo un cuadro con varios personajes, como los vendedores, los lavadores. La tradición en Monimbó es antigua, aquí hay un patrimonio, que es el folclor”, comentó López.

Otro de los personajes llamativos de esta tradición, es la Cegua de Monimbó, que por más de 15 años se presenta en cada uno de los torovenados. “Participó porque me gusta respetar las tradiciones y esto es parte de nuestra cultura. Yo mismo hago mi traje que está compuesto de la tuza”, dijo Jaime Ortiz.

La Cofradía del Torovenado del Pueblo realiza su tradicional desfile por 57 años consecutivos, cuyo ingrediente principal es la parodia de nuestra vida cotidiana, expresó Lester Moraga Mercado, miembro del comité organizador.

En Masaya ya es una tradición el Torovenado El Malinche de Carmen Toribio In Memoria, el Torovenado del Pueblo, El Torovenado de la Caminito de Gloria y el Torovenado de Juan Gato. Los disfraces y cuadros más originales se hacen ganadores de premios.