Las brigadas de salud del Ministerio de Salud llegaron hasta el barrio Villa Japón donde fumigaron 300 viviendas.

El objetivo es eliminar al vector transmisor del dengue, zika y chikungunya.

Durante la intensa jornada de fumigación, el brigadista Pedro Arceda, indicó que las familias están anuentes a la fumigación.

"La gente siempre permite que le fumiguemos sus viviendas porque saben que sólo así se evitan las enfermedades, también les recomendamos que so tienen depósitos de agua los cambien constantemente y cepillen los barriles".

Por su parte, la pobladora, María López, dijo: "Abrir las puertas de muestras casas para que fumiguen es importantísimo porque las enfermedades nos afectan a todos y si una casa no se fumiga se le pasa a la otra y aquí tratamos de ayudar en lo que podamos".

Igualmente, la joven María Ríos,  apuntó que "todos los días hay que limpiar, nosotros limpiamos la pila, el baño, el inodoro, afuera porque hay bastante árboles que botan hojas".