“Desde el 16 de diciembre, hemos iniciado un nuevo periodo espiritual para celebrar el nacimiento de nuestro Señor Jesucristo, el Hijo de Dios, nacido de una Virgen. Desde muy tempranas horas de la mañana, las campanas de nuestros templos han sonado para invitarnos a encontrarnos juntos al pesebre, celebrar la Eucaristía y rezar la novena en honor al Niño Dios”, manifestó el alto prelado a la feligresía que asistió a la santa eucaristía en Iglesia Catedral.

Agregó que la Navidad, es una hermosa experiencia donde hay fiesta, hay gozo y saludos efusivos deseándonos una feliz navidad  y feliz año nuevo.

“Todo este ambiente que vivimos deja una huella en nuestras personas, y es que sólo hay alguien que es capaz que esto sea una experiencia única, ese es el Cristo, el Señor, por eso que hermoso que podamos vivirla intensamente, superando lo meramente superficial y ahondemos nuestra cercanía con la persona de Jesús, haciendo de esta época, de estos momentos una experiencia íntima, como parte  de un encuentro personal con él”, resaltó Brenes cuando leía su mensaje navideño.

“No tengamos miedo en abrir en este tiempo, nuestro corazón al Señor que viene a traernos la paz, vamos a su encuentro sin temor alguno, tal como lo hicieron aquellos humildes pastores, que tomaron una firme decisión: ‘Vayamos a Belén, y veamos lo que ha sucedido y que el Señor nos ha anunciado”.

Volver mirada a Nuestro Señor


Recordó que cuando los humildes pastores llegaron a Belén, encontraron a María, a José y al recién nacido acostado en un pesebre. “No encontraron algo que los deslumbrara, algo totalmente fuera de serie, encontraron una escena normal, sencilla, una pareja atendiendo a su hijo recién nacido”.

Brenes indicó que hoy más que nunca es necesario volver nuestra mirada y todo nuestro ser al Señor, siempre pequeño, humilde y despojado de todo poder y grandeza humana, pero lleno de la bondad y de misericordia.

Agregó que no duda que la Navidad, nos motivan a descubrir la hermosura de creer en Dios y contemplarlo en la persona de Jesús.

“Conmemorar el nacimiento del Señor es una oportunidad única, por eso no nos dejemos llevar por toda la propaganda que la sociedad de consumos nos presenta en esta época, de la cual estoy seguro que no nos lleva a la plena felicidad, acerquémonos a ese humilde Niño, que con su tierna mirada es capaz de colmar todas las esperanzas y llenarnos totalmente de esa alegría que nada ni nadie puede quitarnos.

Brenes culminó diciendo “expreso desde mi corazón de Padre, Pastor, Amigo y Hermano mayor en la fe, mis sentimientos y oraciones para que el Dios hecho Niño, colme sus anhelos y deseos.(…) Feliz Navidad 2012”.