La constante operatividad de los brigadistas de salud en los barrios capitalinos permite que los índices de afectados por dengue, zika y chikungunya sean cada vez menores.

La mañana de este lunes, las más de 600 viviendas del barrio Ángel Valentino, ubicado en el distrito V, fueron fumigadas para eliminar el vector y garantizar la salud de los pobladores. Asimismo, se brindó recomendaciones médicas, de tal manera que la labor de prevención sea integral.

El doctor Lester López, director del Centro de Salud Carlos Rugama destacó: "Gracias a la coordinación con las familias estamos avanzando en la lucha antiepidémica. En este sector los pobladores siempre colaboran con las labores de prevención lo cual es realmente positivo".

Poco a poco las familias han asumido el compromiso de ser parte activa en las tareas de prevención de las enfermedades, así lo expresó doña Matilde Rivas.

“El trabajo del Ministerio de Salud es perfecto, gracias al apoyo que brindan hemos logrado mantenernos sanos, sumado a la limpieza de la casa, donde no acumulamos basura y siempre estamos pendientes de lavar los barriles y las pilas”, indicó.

Asimismo, Cristina Bonilla, destacó: “Lo más importante es estar alertas y no dejar que el zancudo deposite sus huevecillos en el agua, por eso siempre debemos lavar los barriles, barrer el patio y dejar que abaticen y fumiguen la casa”.