Un informante infiltrado en una célula islamista en Alemania, que ha proporcionado valiosos datos sobre el atentado terrorista realizado en Berlín en diciembre pasado, está ahora señalado de haber participado en esos hechos como agente provocador, según materiales de la investigación, informa 'Morgen Post'.

Se ha revelado que fue justamente ese informador, pagado por el Landeskriminalamt (LKA, el servicio secreto alemán), quien propuso a los yihadistas de su entorno, congregados en una mezquita en Renania del Norte-Westfalia, la idea de hacer un ataque con un camión.

Esa información ha sido confirmada por los abogados de varios de los extremistas sospechosos o condenados y por un ex militante de la célula islamista.

La mezquita en cuestión es la del predicador iraquí Abu Walaa, que también fue visitada por el hombre que perpetró el ataque -Anis Amri, un tunecino- que dejó 12 muertos y 56 heridos en un mercado navideño instalado en el corazón de la capital alemana el 19 de diciembre de 2016.

¿Agente provocador?

El medio berlinés señala, además, que el informante pudo haber impulsado los planes de Amri de realizar el atentado en Berlin, y en todo caso las autoridades confirmaron que  mantuvo activo contacto con el atacante.

Tanto el citado exmiembro de la célula islamista como los mencionados abogados señalaron que el informante llamó reiteradamente a atentados contra los "infieles" y buscó personas que los realizaran.

La LKA se ha negado a comentar las acusaciones, amparándose en la investigación en progreso contra los seguidores de Abu Walaa. Según fuentes cercanas a la investigación, ese servicio secreto indicó con anterioridad que las declaraciones de un testigo sobre instigaciones por parte del informante "no se confirman con ningún argumento adicional y contradicen los ya existentes".

Amri, el autor material del atentado, robó previamente el vehículo para llevarlo a cabo. Tras arrollar a una multitud en el mercado, se dio a la fuga. La persecución del terrorista duró cuatro días y terminó cuando la la Policía italiana lo abatió a tiros en los suburbios de Milán. Amri pertenecía al EI, según un video distribuido posteriormente por el grupo terrorista.